publi

Por Dazibao-Ñ-/
Un político conservador inglés, se venga de los electores de su localidad por no reelegirlo donde más duele: Facilitando la construcción de una mezquita.

 

El vengativo Fred Brown, con domicilio en Littleport, afirmó en mayo pasado sentirse hundido al conocer su derrota electoral provocada por la desafección de su pueblo, al que le había entregado los mejores años de vida. Y, conociendo bien a sus desagradecidos convecinos, decidió inflingirles el peor de los castigos posibles: Endosarles una buena mezquita.

Al no haber mahometanos en la tranquila localidad de Littleport, Fred, los ha buscado en la cercana ciudad de Ely, donde exigen un nuevo lugar para ofrecer sus oraciones a Alá, puesto que su número ha crecido en los últimos años.

El rencoroso Fred, ha declarado que tiene un inmueble “ideal” en Littleport  para ser convertido en lugar de culto muslim, y que quiere mostrarlo a los musulmanes de Ely por estar seguro de que, por sus dimensiones, es lo que están buscando. En otras palabras, no podrán rechazar su oferta.

Mientras tanto, los vecinos de la pequeña población rabian y maldicen a Fred y, la Liga de Defensa Inglesa, anuncia manifestaciones y marchas al grito de ¡Aquí, no queremos mezquitas! Fred, propietario de una lavandería, ha demostrado ser de natural vengativo y ruin, por lo que no es descartable que algún extremista le pueda lanzar un violento esputo en el momento más inesperado.

Un concejal conservador inglés no es reelegido y se venga ofreciendo un inmueble de su propiedad a los musulmanes para que sea convertido en mezquita

Por Dazibao-Ñ-/
Un político conservador inglés, se venga de los electores de su localidad por no reelegirlo donde más duele: Facilitando la construcción de una mezquita.

 

El vengativo Fred Brown, con domicilio en Littleport, afirmó en mayo pasado sentirse hundido al conocer su derrota electoral provocada por la desafección de su pueblo, al que le había entregado los mejores años de vida. Y, conociendo bien a sus desagradecidos convecinos, decidió inflingirles el peor de los castigos posibles: Endosarles una buena mezquita.

Al no haber mahometanos en la tranquila localidad de Littleport, Fred, los ha buscado en la cercana ciudad de Ely, donde exigen un nuevo lugar para ofrecer sus oraciones a Alá, puesto que su número ha crecido en los últimos años.

El rencoroso Fred, ha declarado que tiene un inmueble “ideal” en Littleport  para ser convertido en lugar de culto muslim, y que quiere mostrarlo a los musulmanes de Ely por estar seguro de que, por sus dimensiones, es lo que están buscando. En otras palabras, no podrán rechazar su oferta.

Mientras tanto, los vecinos de la pequeña población rabian y maldicen a Fred y, la Liga de Defensa Inglesa, anuncia manifestaciones y marchas al grito de ¡Aquí, no queremos mezquitas! Fred, propietario de una lavandería, ha demostrado ser de natural vengativo y ruin, por lo que no es descartable que algún extremista le pueda lanzar un violento esputo en el momento más inesperado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada