publi

El Consejo de Ministros de España ha autorizado la firma del Acuerdo para el establecimiento del Centro Rey Abdullah Bin Abdulaziz para el Diálogo Interreligioso e Intercultural, que tendrá la sede en Viena. La ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Trinidad Jiménez, se desplazará personalmente a Viena para suscribir el acuerdo junto a sus colegas saudí y austriaco.

Se trata de una iniciativa del Reino de Arabia Saudí, que según el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación español no constituye la primera colaboración entre ambos países en esta materia: "Se trata de una iniciativa complementaria de otras impulsadas en su momento por España, como la Alianza de Civilizaciones"

Pero la creación de este centro ya ha encontrado sus primeros críticos por el carácter fundamentalista del islam que se practica en el reino saudí y su nula tolerancia religiosa.

La diputada de Los Verdes, Alev Korun, responsable de derechos humanos de la formación, afirma que es "un mal chiste" y "un absurdo" que un país que no permite otra práctica religiosa que no sea "el ultraconservador y fundamentalista wahabismo", una corriente rigorista del islam que castiga con la muerte la apostasía, pretenda impulsar el diálogo interreligioso.

España apoya la puesta en marcha de un centro que promueve el carácter fundamentalista del islam que se practica en Arabia Saudí

El Consejo de Ministros de España ha autorizado la firma del Acuerdo para el establecimiento del Centro Rey Abdullah Bin Abdulaziz para el Diálogo Interreligioso e Intercultural, que tendrá la sede en Viena. La ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Trinidad Jiménez, se desplazará personalmente a Viena para suscribir el acuerdo junto a sus colegas saudí y austriaco.

Se trata de una iniciativa del Reino de Arabia Saudí, que según el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación español no constituye la primera colaboración entre ambos países en esta materia: "Se trata de una iniciativa complementaria de otras impulsadas en su momento por España, como la Alianza de Civilizaciones"

Pero la creación de este centro ya ha encontrado sus primeros críticos por el carácter fundamentalista del islam que se practica en el reino saudí y su nula tolerancia religiosa.

La diputada de Los Verdes, Alev Korun, responsable de derechos humanos de la formación, afirma que es "un mal chiste" y "un absurdo" que un país que no permite otra práctica religiosa que no sea "el ultraconservador y fundamentalista wahabismo", una corriente rigorista del islam que castiga con la muerte la apostasía, pretenda impulsar el diálogo interreligioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada