publi

El movimiento 15-M (o 15-O, como ahora quieren llamarse) parece haber conseguido asentarse en el hotel ocupado en el centro de Madrid. Situado en la calle carretas, junto a la mítica puerta del sol, ya han recibido la comunicación de la propia policía de que no serán desalojados. La Delegación de Gobierno ¿que hace? Nada.

Habría que preguntarse, ¿porqué resulta tan sencillo arrebatarle la casa a uno de tantos que no han podido pagar el alquiler o la hipoteca y al que tras una orden judicial, la policía entra sin ningún miramiento y les pone literalmente de "patitas en la calle" y cuando llegan los del 15-M y ocupan un hotel en pleno centro de Madrid, nadie hace nada?

Ayer hablaba con uno de los que se denominan “indignados” y me contaba cómo consideraban todo un éxito la medida. “vamos a convertir este edificio en un centro asambleário, en un centro social y en vivienda para los cubanos que están acampados frente al Ministerio de Exteriores” pero nada decía de los cientos de desahuciados de sus pisos que están viviendo literalmente en las calles de Madrid. Da la impresión que este otro colectivo anónimo, sólo les interesa para alguna campaña esporádica mediática de la que puedan beneficiarse.

Por lo que uno ha podido enterarse, el día que se ocupó el hotel, surgieron algunas discusiones entre los ocupantes del 15-M y un grupo de desahuciados que vieron frustrada su aspiración de utilizar el hotel como residencia temporal para no dormir en la calle, y es que da la impresión de que los intereses de los que manejan el 15-M se alejan cada vez más de los auténticos “indignados” que ven como son utilizados por los mismos que critican a lo que ellos denominan el “sistema manipulador”.

Precisamente a ultimas horas del lunes día 17, un grupo de “indignados” que no de ocupas del 15-M, estaban preparando el asalto de otro hotel, esta vez para convertirlo en residencia y no de un centro asambleario aunque aún no se había decidido cual sería el elegido para tal fin.

Habrá que ver, en caso de que se lleve a cabo, la Delegación de Gobierno les desalojará, una vez que se entere de que estos no son sus protegidos del 15-M, y que sólo pretenden un lugar para dormir en lugar de montar una plataforma mediática y electoral para las próximas elecciones del 20N.

Tengo la impresión de que una vez más, los “indignados” van por un lado y los “perroflautas” van por otro.

Fernando de Oyarbide | Cuando los 'perroflautas' rechazaron a los 'indignados'

El movimiento 15-M (o 15-O, como ahora quieren llamarse) parece haber conseguido asentarse en el hotel ocupado en el centro de Madrid. Situado en la calle carretas, junto a la mítica puerta del sol, ya han recibido la comunicación de la propia policía de que no serán desalojados. La Delegación de Gobierno ¿que hace? Nada.

Habría que preguntarse, ¿porqué resulta tan sencillo arrebatarle la casa a uno de tantos que no han podido pagar el alquiler o la hipoteca y al que tras una orden judicial, la policía entra sin ningún miramiento y les pone literalmente de "patitas en la calle" y cuando llegan los del 15-M y ocupan un hotel en pleno centro de Madrid, nadie hace nada?

Ayer hablaba con uno de los que se denominan “indignados” y me contaba cómo consideraban todo un éxito la medida. “vamos a convertir este edificio en un centro asambleário, en un centro social y en vivienda para los cubanos que están acampados frente al Ministerio de Exteriores” pero nada decía de los cientos de desahuciados de sus pisos que están viviendo literalmente en las calles de Madrid. Da la impresión que este otro colectivo anónimo, sólo les interesa para alguna campaña esporádica mediática de la que puedan beneficiarse.

Por lo que uno ha podido enterarse, el día que se ocupó el hotel, surgieron algunas discusiones entre los ocupantes del 15-M y un grupo de desahuciados que vieron frustrada su aspiración de utilizar el hotel como residencia temporal para no dormir en la calle, y es que da la impresión de que los intereses de los que manejan el 15-M se alejan cada vez más de los auténticos “indignados” que ven como son utilizados por los mismos que critican a lo que ellos denominan el “sistema manipulador”.

Precisamente a ultimas horas del lunes día 17, un grupo de “indignados” que no de ocupas del 15-M, estaban preparando el asalto de otro hotel, esta vez para convertirlo en residencia y no de un centro asambleario aunque aún no se había decidido cual sería el elegido para tal fin.

Habrá que ver, en caso de que se lleve a cabo, la Delegación de Gobierno les desalojará, una vez que se entere de que estos no son sus protegidos del 15-M, y que sólo pretenden un lugar para dormir en lugar de montar una plataforma mediática y electoral para las próximas elecciones del 20N.

Tengo la impresión de que una vez más, los “indignados” van por un lado y los “perroflautas” van por otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada