publi

Por Dazibao-Ñ-/
Un rebelde, cuyo nombre se desconoce, afirma ser el autor material del asesinato de Gaddafi.

En un vídeo hecho público recientemente, un joven libio afirma haber dado muerte a Gaddafi de un disparo en la cabeza y otro en el pecho. Como prueba, el rebelde muestra un anillo de oro que arrancó de un dedo del dictador cuando ya estaba muerto...

Otro vídeo se ha dado a conocer sobre los últimos momentos de vida del tirano, en el que se observa cómo fue golpeado salvajemente al grito de “Alá es grande”, mientras era arrastrado cubierto de sangre al lugar donde recibió los dos disparos que acabaron con su vida. Las figuras del incipiente régimen han asegurado que abrirán una investigación sobre el caso, puesto que antes de ejecutarlo querían someterlo a un juicio con todas las garantías procesales. Por otro lado, el linchamiento de Gaddafi ha generado cierto desagrado entre los líderes occidentales que ordenaron bombardear objetivos militares del apaleado difunto.



Mientras tanto, centenares de hombres, mujeres y niños, peregrinan a la cámara frigorífica donde se encuentran los cadáveres de Gaddafi y uno de sus hijos. El entregado público, debido al hedor provocado por la descomposición de los cuerpos, accede entusiasmado al lugar  provisto con una mascarilla.



El olor a muerto también invade el  Hotel Mahari de Sirte, donde se han encontrado al menos 53 cuerpos en estado de putrefacción. Las víctimas, seguidoras del depuesto dictador, fueron ejecutadas con las manos atadas, según ha informado  Human Rights Watch.

Sobre el futuro de Libia son ilustrativas las palabras pronunciadas por el nuevo primer ministro, Mahmud Jibril, quien ha anunciado que la Sharía será la norma básica del naciente Estado. Todo indica que la OTAN, con sus bombas “humanitarias”, ha ayudado al derrocamiento de un dictador ya “domesticado”, para que una caterva sangrienta dirija los destinos de una nación muy próxima al sur de Europa.

"Yo maté a Gaddafi"

Por Dazibao-Ñ-/
Un rebelde, cuyo nombre se desconoce, afirma ser el autor material del asesinato de Gaddafi.

En un vídeo hecho público recientemente, un joven libio afirma haber dado muerte a Gaddafi de un disparo en la cabeza y otro en el pecho. Como prueba, el rebelde muestra un anillo de oro que arrancó de un dedo del dictador cuando ya estaba muerto...

Otro vídeo se ha dado a conocer sobre los últimos momentos de vida del tirano, en el que se observa cómo fue golpeado salvajemente al grito de “Alá es grande”, mientras era arrastrado cubierto de sangre al lugar donde recibió los dos disparos que acabaron con su vida. Las figuras del incipiente régimen han asegurado que abrirán una investigación sobre el caso, puesto que antes de ejecutarlo querían someterlo a un juicio con todas las garantías procesales. Por otro lado, el linchamiento de Gaddafi ha generado cierto desagrado entre los líderes occidentales que ordenaron bombardear objetivos militares del apaleado difunto.



Mientras tanto, centenares de hombres, mujeres y niños, peregrinan a la cámara frigorífica donde se encuentran los cadáveres de Gaddafi y uno de sus hijos. El entregado público, debido al hedor provocado por la descomposición de los cuerpos, accede entusiasmado al lugar  provisto con una mascarilla.



El olor a muerto también invade el  Hotel Mahari de Sirte, donde se han encontrado al menos 53 cuerpos en estado de putrefacción. Las víctimas, seguidoras del depuesto dictador, fueron ejecutadas con las manos atadas, según ha informado  Human Rights Watch.

Sobre el futuro de Libia son ilustrativas las palabras pronunciadas por el nuevo primer ministro, Mahmud Jibril, quien ha anunciado que la Sharía será la norma básica del naciente Estado. Todo indica que la OTAN, con sus bombas “humanitarias”, ha ayudado al derrocamiento de un dictador ya “domesticado”, para que una caterva sangrienta dirija los destinos de una nación muy próxima al sur de Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada