publi

Por Dazibao-Ñ-/
En Canadá, se está juzgando a Mahoma Shafía, de 58 años de edad, por el asesinato de sus tres hijas y su primera esposa. Según se desprende de las pruebas aportadas en el proceso, la madre y el hermano de las adolescentes también participaron activamente en la comisión del  delito.



Un pariente de la familia ha declarado que Mahoma Shafia le pidió a principios de junio de 2009 que le ayudara a ahogar a su hija Zainab, cuyo  comportando era el de una " puta ". Según dicho familiar, Shafia afirmó que su hija iba a la biblioteca, pasaba mucho tiempo navegando por Internet , tenía amigos canadienses ,  había expresado su intención de casarse con un paquistaní y que “esas eran las razones por las que quería matarla”.  El testigo ha insistido ante el Tribunal en que escuchó a Mahoma Shafia decir que, con alguna excusa, se llevaría a su rebelde hija cerca de un río o lago  para empujarla y así provocarle la muerte. Yahya, la madre, fue inmediatamente puesta al corriente de la conversación mantenida por el ahora declarante y su marido, no obstante, lejos de evitar el crimen participó en él.

El 30 de junio de 2009, aparecieron en el interior de un vehículo sumergido en el Canal  Rideau (Kingston) los cuerpos sin vida de Zainab de 19 años, Sahar de 17 , Geeti de 13 y Rona Amir (la primera esposa de Mahoma Shafia) de 50. Según las autopsias practicadas, las víctimas fallecieron por ahogamiento, aunque no se ha podido acreditar si la muerte se produjo en el canal o en otro lugar.

Los acusados por este  “crimen de honor”  declararon al principio que en la noche de 29 al 30 de junio, mientras dormían, Zainab había cogido las llaves del automóvil para hacer un viaje de placer en compañía de las otras víctimas. Sin embargo, posteriormente la madre de Zainab, Sahar y Geeti, afirmó que “vieron cómo el coche se precipitaba al canal”, ante lo cual Mahoma Shafir perdió el conocimiento por el “dolor” y  su hijo estuvo a punto de desvanecerse”. Pero sólo al día siguiente, los desconsolados padres comunicaron a la policía el “suceso”.



La familia, originaria de Afganistán, abandonó su país en 1992 y vivió en Pakistán, Dubai y Australia, antes de establecerse en Canadá en 2007, donde aparentemente se había integrado. Pero el letal concepto musulmán del “honor” y la consideración de la mujer como un ente de naturaleza  esencialmente sumisa se hallaba profundamente arraigada en parte de la familia, sin embargo, Mahoma Shafia no exhibía luenga barba, ni obligaba a sus esposas e hijas a cubrirse con el burka; aunque en la aplicación de los dudosos “valores” islámicos fue tan contundente como cualquier talibán de su país de origen.

Canadá:Mahoma Shafia asesinó a sus tres hijas por "honor"

Por Dazibao-Ñ-/
En Canadá, se está juzgando a Mahoma Shafía, de 58 años de edad, por el asesinato de sus tres hijas y su primera esposa. Según se desprende de las pruebas aportadas en el proceso, la madre y el hermano de las adolescentes también participaron activamente en la comisión del  delito.



Un pariente de la familia ha declarado que Mahoma Shafia le pidió a principios de junio de 2009 que le ayudara a ahogar a su hija Zainab, cuyo  comportando era el de una " puta ". Según dicho familiar, Shafia afirmó que su hija iba a la biblioteca, pasaba mucho tiempo navegando por Internet , tenía amigos canadienses ,  había expresado su intención de casarse con un paquistaní y que “esas eran las razones por las que quería matarla”.  El testigo ha insistido ante el Tribunal en que escuchó a Mahoma Shafia decir que, con alguna excusa, se llevaría a su rebelde hija cerca de un río o lago  para empujarla y así provocarle la muerte. Yahya, la madre, fue inmediatamente puesta al corriente de la conversación mantenida por el ahora declarante y su marido, no obstante, lejos de evitar el crimen participó en él.

El 30 de junio de 2009, aparecieron en el interior de un vehículo sumergido en el Canal  Rideau (Kingston) los cuerpos sin vida de Zainab de 19 años, Sahar de 17 , Geeti de 13 y Rona Amir (la primera esposa de Mahoma Shafia) de 50. Según las autopsias practicadas, las víctimas fallecieron por ahogamiento, aunque no se ha podido acreditar si la muerte se produjo en el canal o en otro lugar.

Los acusados por este  “crimen de honor”  declararon al principio que en la noche de 29 al 30 de junio, mientras dormían, Zainab había cogido las llaves del automóvil para hacer un viaje de placer en compañía de las otras víctimas. Sin embargo, posteriormente la madre de Zainab, Sahar y Geeti, afirmó que “vieron cómo el coche se precipitaba al canal”, ante lo cual Mahoma Shafir perdió el conocimiento por el “dolor” y  su hijo estuvo a punto de desvanecerse”. Pero sólo al día siguiente, los desconsolados padres comunicaron a la policía el “suceso”.



La familia, originaria de Afganistán, abandonó su país en 1992 y vivió en Pakistán, Dubai y Australia, antes de establecerse en Canadá en 2007, donde aparentemente se había integrado. Pero el letal concepto musulmán del “honor” y la consideración de la mujer como un ente de naturaleza  esencialmente sumisa se hallaba profundamente arraigada en parte de la familia, sin embargo, Mahoma Shafia no exhibía luenga barba, ni obligaba a sus esposas e hijas a cubrirse con el burka; aunque en la aplicación de los dudosos “valores” islámicos fue tan contundente como cualquier talibán de su país de origen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada