publi

Por Dazibao-Ñ-/

En la provincia egipcia de Minya, un cristiano copto de 17 años de edad fue apaleado hasta la muerte el 16 de octubre por su profesor de árabe y compañeros de clase. El motivo de la mortal agresión fue que la víctima llevaba una cruz.

 

Según informa la agencia AINA, Ayman Nabil Labib, estudiante de 17 años de edad, fue violentamente requerido en clase por su profesor de árabe para que ocultara la cruz que llevaba tatuada en la muñeca*; pero el cristiano, lejos de obedecer la orden , le mostró al profesor la cruz que portaba bajo la camisa. Fue entonces cuando el docente golpeó brutalmente a Ayman, al tiempo que pedía al resto de alumnos que se sumaran al linchamiento. El joven cristiano logró escapar del aula y buscó refugio en los lavabos del colegio, pero fue seguido por la turba que le alcanzó y no dejó de asestarle golpes  hasta dejarlo inconsciente. El director del colegio, al ser advertido de lo que sucedía, dijo “que le no le molestaran porque estaba tomando una taza de té”. Un bedel que  encontró a Ayman tendido en el suelo lo llevó su habitación, y una hora más tarde llegaba una ambulancia que lo trasladó  a un hospital donde ingresó ya cadáver.

Dos musulmanes han sido detenidos por el asesinado de Ayman, pero en la localidad de Mallawi reina la Ley del Silencio; y los tres testigos presenciales del hecho que están dispuestos a declarar ya han sido presionados por el cabecilla policial de la población para que aseguren que nada vieron ni oyeron. No obstante, el Gobernador, verdadero azote de los cristianos, ha dado su más “sincero” pésame al obispo copto de Mallawi.

Los medios egipcios presentaron la muerte de Ayman como el resultado de un desgraciado enfrentamiento entre adolescentes y, por supuesto, descartaron que el crimen tuviera un motivo religioso; pero la investigación llevada a cabo por la web Copts Without Borders ha demostrado que la versión policial y periodística es  manifiestamente falsa.

El asesinado se perpetró en domingo, una semana después de que policías y militares abrieran fuego contra centenares de manifestantes coptos cerca de la Plaza Tahir el 9 de octubre, con el resultado de 36 víctimas mortales. Entonces, policías, políticos y periodistas orgánicos intentaron ocultar la verdad sobre la matanza, y lo mismo ha sucedido en el caso de Ayman.

*Los cristianos egipcios se tatúan una cruz en la muñeca.

Egipto: Linchan a un cristiano de 17 años por llevar una cruz

Por Dazibao-Ñ-/

En la provincia egipcia de Minya, un cristiano copto de 17 años de edad fue apaleado hasta la muerte el 16 de octubre por su profesor de árabe y compañeros de clase. El motivo de la mortal agresión fue que la víctima llevaba una cruz.

 

Según informa la agencia AINA, Ayman Nabil Labib, estudiante de 17 años de edad, fue violentamente requerido en clase por su profesor de árabe para que ocultara la cruz que llevaba tatuada en la muñeca*; pero el cristiano, lejos de obedecer la orden , le mostró al profesor la cruz que portaba bajo la camisa. Fue entonces cuando el docente golpeó brutalmente a Ayman, al tiempo que pedía al resto de alumnos que se sumaran al linchamiento. El joven cristiano logró escapar del aula y buscó refugio en los lavabos del colegio, pero fue seguido por la turba que le alcanzó y no dejó de asestarle golpes  hasta dejarlo inconsciente. El director del colegio, al ser advertido de lo que sucedía, dijo “que le no le molestaran porque estaba tomando una taza de té”. Un bedel que  encontró a Ayman tendido en el suelo lo llevó su habitación, y una hora más tarde llegaba una ambulancia que lo trasladó  a un hospital donde ingresó ya cadáver.

Dos musulmanes han sido detenidos por el asesinado de Ayman, pero en la localidad de Mallawi reina la Ley del Silencio; y los tres testigos presenciales del hecho que están dispuestos a declarar ya han sido presionados por el cabecilla policial de la población para que aseguren que nada vieron ni oyeron. No obstante, el Gobernador, verdadero azote de los cristianos, ha dado su más “sincero” pésame al obispo copto de Mallawi.

Los medios egipcios presentaron la muerte de Ayman como el resultado de un desgraciado enfrentamiento entre adolescentes y, por supuesto, descartaron que el crimen tuviera un motivo religioso; pero la investigación llevada a cabo por la web Copts Without Borders ha demostrado que la versión policial y periodística es  manifiestamente falsa.

El asesinado se perpetró en domingo, una semana después de que policías y militares abrieran fuego contra centenares de manifestantes coptos cerca de la Plaza Tahir el 9 de octubre, con el resultado de 36 víctimas mortales. Entonces, policías, políticos y periodistas orgánicos intentaron ocultar la verdad sobre la matanza, y lo mismo ha sucedido en el caso de Ayman.

*Los cristianos egipcios se tatúan una cruz en la muñeca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada