Header Ads

Europa: ¿Una Zona Controlada por la Sharia?

Por Soeren Kern /
El grupo islamista danés Kaldet til Islam (Llamada al Islam), dice que el suburbio Tingbjerg de Copenhague será la primera parte de Dinamarca en estar sujeta a la ley Sharia, seguido por el distrito Nørrebro de la capital y después otras partes del país, informó, el 17 de octubre, el diario de centro derecha Jyllands-Posten. "Llamada al Islam" dice que enviará a la "policía moral" islámica, las 24 horas, para hacer cumplir la ley Sharia en esos enclaves. Las patrullas confrontarán a cualquiera que sea sorprendido consumiendo alcohol, apostando, yendo a discotecas o participando en otras actividades que el grupo considere como contrarias al Islam.

La Ministro de Integración, Karen Haekkerup, le dijo a Jyllands-Posten "Considero que ésto es muy grave. Debemos acabar con cualquier cosa que intente socavar nuestra democracia”.

El grupo Llamada al Islam promueve el Salafismo, una secta fundamentalista dentro del Islam sunita, que propugna una lectura literal de las escrituras islámicas y adhiere a un estilo de vida puritano conservador y altamente regulado.

El Salafismo busca la destrucción de la democracia occidental, que será reemplazada por un Califato Islámico Universal, una teocracia islámica en todo el mundo, regulada por la ley Sharia.

En un comunicado publicado en su página web, Llamada al Islam pregunta: "¿Cómo podemos [los musulmanes] afirmar ser seguidores de la Sunnah [los principios establecidos por el profeta islámico Mahoma] y defender el mejor Deen [doctrinas de Allah], cuando preferimos vivir entre los infieles, sujetos a sus leyes, emularlos y no diferenciarnos de su kufr [campo de los incrédulos]? ¿Cómo podemos pretender amar a Allah y a Su Mensajero, cuando nos avergonzamos de pedir la Sharia? ¿Cómo podemos ser indiferentes al establecimiento del gobierno de Allah en la Tierra, que es un deber para todo musulmán?"

La declaración continúa: "Trabajar para establecer el Califato es una de las principales tareas de nuestro tiempo. Y esta tarea no puede lograrse a menos que trabajemos colectivamente bajo un Emir [comandante, general o príncipe]. Además, es sabido que es un deber luchar contra el mal que prevalece en todas partes a nuestro alrededor. Las leyes y normas creadas por el hombre están presentes hoy, y se ha convertido en una obligación, para todos los musulmanes, trabajar colectivamente para librar al mundo de este gran munkar [mal], la democracia".

La televisión pública TV2 de Dinamarca filmó recientemente a miembros de Llamada al Islam, en el centro de Copenhague, haciendo campaña, abiertamente, a favor de la abolición de la democracia y llamando a la gente a no votar en las elecciones parlamentarias que se celebraron el 15 de septiembre.

Un video publicado en la página web de Llamada al Islam pregunta: "¿Quiere participar en el establecimiento de la Sharia en Dinamarca? ¿O quiere mantenerse al margen? ¡La elección es suya!"

Llamado al Islam en Dinamarca está emulando movimientos similares en otras partes de Europa.

En Gran Bretaña, por ejemplo, un grupo musulmán llamado Musulmanes Contra las Cruzadas, ha lanzado una campaña para convertir a doce ciudades británicas - incluyendo a la que llaman "Londonistán" - en estados islámicos independientes. Los así llamados Emiratos islámicos funcionarían como enclaves autónomos regidos por la ley islámica Sharia y enteramente al margen de la jurisprudencia británica.

El Proyecto Emiratos Islámicos designa a las ciudades británicas de Birmingham, Bradford, Derby, Dewsbury, Leeds, Leicester, Liverpool, Luton, Manchester, Sheffield, así como a Waltham Forest, en el noreste de Londres y Tower Hamlets en el este de Londres, como territorios a ser cobijados por el régimen Sharia.

En el área de Tower Hamlets del este de Londres (también conocida como la República Islámica de Tower Hamlets), por ejemplo, predicadores musulmanes extremistas, llamados talibanes de Tower Hamlets, publican regularmente amenazas de muerte contra las mujeres que se niegan a llevar el velo islámico. Calles del barrio han sido cubiertas con carteles diciendo "Usted está entrando en una zona controlada por la Sharia: rigen normas islámicas". Y publicidad callejera considerada ofensiva para los musulmanes es regularmente objeto de vandalismo o cubierta con pintura en aerosol.

En Bélgica, un grupo musulmán radical llamado Sharia4Belgium, estableció, recientemente, un tribunal Sharia islámico en Amberes, la segunda ciudad más grande. Los líderes del grupo dicen que el propósito de la corte es crear un sistema legal islámico paralelo en Bélgica, con el fin de desafiar a la autoridad del estado como responsable de la protección de las leyes civiles garantizadas por la Constitución belga.

El tribunal Sharia, del distrito Borgerhout de Amberes, es "mediar" en las controversias del derecho de familia para los inmigrantes musulmanes en Bélgica. Los autoproclamados jueces musulmanes, que conducen el tribunal, aplican la ley islámica, en lugar del secular Derecho de Familia belga, para resolver disputas sobre cuestiones de matrimonio y divorcio, custodia y manutención de los hijos, así como todos los asuntos relacionados con la herencia.

A diferencia del derecho civil belga, la ley islámica Sharia no garantiza la igualdad de derechos para hombres y mujeres; los críticos del tribunal de la Sharia dicen que socavará los derechos de las mujeres musulmanas en el matrimonio y la educación. Expertos legales dicen que el tribunal islámico también rebajará la capacidad del estado belga para investigar y enjuiciar a los perpetradores de los así llamados crímenes de honor.

Sharia4Belgium dice que el tribunal de Amberes, finalmente, ampliará su competencia y manejará también casos criminales.

En Alemania, la difusión de la ley islámica Sharia está mucho más avanzada de lo que se pensaba, y las autoridades alemanas son "incapaces" de hacer algo al respecto, de acuerdo a un nuevo libro sobre el sistema, en las sombras, de justicia musulmana en Alemania.

El libro, de 236 páginas, titulado "Jueces Sin Ley: La Justicia Islámica Paralela Pone en Peligro Nuestro Estado de Derecho", que fue escrito por Joachim Wagner, un experto jurídico alemán y ex periodista de investigación para ARD, la televisión pública alemana, dice que los tribunales islámicos Sharia están operando ahora en todas las grandes ciudades de Alemania.

Este "sistema de justicia paralelo" está socavando el imperio de la ley en Alemania, dice Wagner, porque los árbitros-imanes musulmanes tratan casos criminales fuera de los tribunales, sin la participación de fiscales o abogados alemanes, antes que el cumplimiento de la ley pueda llevar los casos a una corte alemana.

En Francia, la ley islámica Sharia está desplazando rápidamente al derecho civil francés en muchas partes de los suburbios de París. El informe, de 2.200 páginas, "Banlieue de la République" (Suburbios de la República) dice que Francia está al borde de un importante estallido social, debido a la falta de integración de los musulmanes en la sociedad francesa.

El informe muestra cómo el problema está siendo exacerbado por los líderes musulmanes radicales que promueven la marginación social de los inmigrantes musulmanes, con el fin de crear una sociedad musulmana paralela en Francia que se rija por la ley de la Sharia.

En España, predicadores salafistas en la región nororiental de Cataluña, han establecido tribunales Sharia para juzgar la conducta de musulmanes en España, tanto practicantes como no practicantes. También despliegan una "policía religiosa" islámica en Lérida, y otros municipios catalanes, para controlar y castigar a los musulmanes que no cumplen.

En un caso, nueve salafistas secuestraron a una mujer en Reus, la juzgaron por adulterio, basados en la ley Sharia, y la condenaron a muerte. La mujer escapó apenas de la ejecución huyendo a una estación de policía local.

En otro caso, un imán salafista, en Tarragona, fue arrestado por obligar a una mujer marroquí, de 31 años de edad, a llevar un hijab que le cubriera la cabeza. El imán había amenazado con quemar la casa de la mujer por ser una "infiel", porque trabaja fuera del hogar, conduce un automóvil y tiene amigos no musulmanes.

De vuelta en Dinamarca, los políticos locales parecen inconscientes de la propagación de la ley Sharia. En septiembre, el consejo municipal de Copenhague dio su aprobación final para la construcción de la primera "Gran Mezquita" oficial en la capital danesa.

La mega-mezquita tendrá una enorme cúpula azul, así como dos altos minaretes y está diseñada, arquitectónicamente, para destacarse en el perfil de baja altura de Copenhague.

A diferencia de la mayoría de las mezquitas en Europa, que atienden a los musulmanes sunitas, la mezquita en Copenhague pertenece a los musulmanes chiítas. La mezquita está siendo financiada por la República Islámica de Irán y los críticos dicen que los teócratas de Teherán intentan utilizar la mezquita para establecer un centro de reclutamiento para el grupo militante chiíta musulmán, Hezbollah, en Europa.

El consejo municipal de Copenhague dice que quien paga por la construcción de la mezquita no es de su incumbencia. Pero la mezquita de Copenhague, de hecho, está siendo construida por Ahlul Beit Foundation, un grupo de presión proselitista y político radical chiita, dirigido por el gobierno iraní.

Ahlul Beit ya opera alrededor de 70 centros islámicos en todo el mundo, y tiene como objetivo principal la promoción de los puntos de vista religiosos y políticos de la República Islámica de Irán. Ahlul Beit está especialmente enfocado en la difusión de la ley islámica Sharia en toda Europa, incluyendo Dinamarca.

Soeren Kern

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.