Header Ads

Fernando de Oyarbide | ¿Quién pagará la factura de las mentiras del Gobierno español?

Con la prima de riesgo aumentando como la espuma -ya ha superado los 448 puntos, rozando el 6,30% y continúa creciendo- las cosas se ponen cada vez más complicadas, y es que va a ser que Europa empieza a desesperarse y el cambio del gobierno español, empieza a no ser suficiente para que confíen de nuevo en España.

Y ¿por qué? se preguntará alguno.

La misma sensación que tiene una gran parte de la población española, de que con las elecciones generales del día 20 pasadas, se conocerá la realidad de la situación económica española, es la que circula por Europa y con razón, si se tiene en cuenta que la información que circula por el viejo continente sobre España es incluso más dramática que la que se conoce dentro de la piel de toro.

De la misma manera que uno tiene la sensación de que bajo la alfombra oficial, se esconden bastantes lodos ocultos que gobierno socialista y políticos españoles se empeñan en ocultar a los paisanos. Bruselas cada vez desconfía más de los políticos españoles a juzgar por los datos que ellos están obteniendo. Esta herencia es una más que tendremos que agradecer durante décadas a personajes tan siniestros como Zp, María Teresa Fernández de la Vega, José Blanco o el propio Rubalcaba.


Pongamos por ejemplo el paro. Según los datos oficiales en España, la última cifra registrada de desempleados es de 4.226.744 trabajadores que están registrados en el antiguo INEM. Esta cifra se incrementa en los datos que se mostraron en España en la Encuesta de Población Activa (EPA), y colocan el número de trabajadores en busca de empleo rozando los 5 millones de parados, lo que supone un 21,52%, y con más de 1,5 millones desempleados que ya no cobran ninguna prestación.

Si ya de por sí, este es un problema gravísimo, uno se sorprende cuando mira fuera y descubre que los datos que llegan a Bruselas y que curiosamente en España no tienen demasiada difusión, hablan de unas cifras de parados aún peores. Según publica EUROSTAT, (la oficina Estadística de la Unión Europea), el paro en España, ya ha pasado de los 5 millones en más de 200.000 trabajadores, mostrando un porcentaje del 22,6%.

Según se lee en el informe: “Entre los Estados miembros, las tasas de desempleo más bajas se registraron en Austria con el 3,9%); Países Bajos, 4,5% y Luxemburgo con un 4,8%, mientras que la más alta , es una vez más la española con el 22,6%; Grecia , 17,6% en julio y Letonia, 16,1% para el segundo trimestre de 2011”. Además, comparándolo con años anteriores se ve como la tasa de desempleo disminuyó en catorce Estados miembros y aumentó en trece años. Los mayores descensos se registraron en Estonia (17,9% a 12,8% entre los segundos trimestres de 2010 y 2011), Letonia (19,4% a 16,1% entre los segundos trimestres de 2010 y 2011) y Lituania (18,2% a 15,5% entre el segundo trimestres de 2010 y 2011). Los mayores incrementos se registraron en Grecia (12,6% a 17,6% entre julio 2010 y julio de 2011), España (20,5% a 22,6%) y Chipre (6,0% a 7,8%).

Lo mismo ocurre con el famoso déficit del PIB del que el gobierno, hasta hace bien poco mantenía que España cumpliría lo establecido de no pasar del 6% cuando en Bruselas ya se manejan cifras del 7% y eso que no se conocen los datos reales que podría esconder el gobierno español del PSOE, a la manera de lo que ha hecho el las comunidades autónomas en las que tras perderlas se descubrieron deudas inmensamente mayores de las reconocidas oficialmente.

Según el informe del Banco Suizo UBS difundido entre los inversores. Las comunidades autónomas acabarán por no cumplir los objetivos fijados del déficit consiguiendo el dudoso mérito de alcanzar un desequilibrio que puede pasar del 2,6%, con lo que se situaría el déficit del PIB en el 7% o incluso más.

Con estas cuentas y estas perspectivas, no es de extrañar que el nuevo gobierno no tenga ni cien días para cambiar el rumbo del país, no con medidas, sino con resultados. De no hacerlo así, puede que dure menos que un caramelo en la puerta de un colegio.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.