Header Ads

Juanjo Armas | Anglada toca techo

No cabe duda de que los resultados de Josep Anglada han sido clarificadores, no llegando incluso a la cifra de votos que esta formación consiguió en las pasadas elecciones al Parlament. La campaña que PxC puso en marcha para estos comicios ha supuesto un gasto económico importantísimo: furgonetas rotuladas, actos de campaña y un mailing enviado a todos los hogares de la provincia de Barcelona. Así y todo, los resultados han sido paupérrimos: 59.000 votos.

En las anteriores autonómicas votaron a PxC 75.000 ciudadanos. En esta ocasión, a pesar de haber aumentado considerablemente los medios, ha retrocedido en casi 15.000 votos, cifra nada despreciable si atendemos a un dato que representa una perdida de más de un 20% de votantes.

El fracaso angladista, que ahora se intentará camuflar con las excusas de siempre, ha sido estrepitoso. El flirteo con el separatismo catalán y su ambigüedad han logrado que ni aquellos más desesperados con la invasión votaran a PxC.

Pero estamos seguros de que el problema no es PxC, sino más bien su actual líder. PxC ha tocado techo y ha comenzado a retroceder, entre otras razones, porque Anglada, sin formación de ningún tipo, no convence a los ciudadanos; y esa falta de formación, acompañada de una vida personal repleta de problemas familiares y citas en los juzgados, alejan al votante de bien, que cree sinceramente que estamos sufriendo una invasión en toda regla.

Para crecer PxC tiene que comenzar a sacar del armario a todas esas personas válidas que existen en su formación, personas que carecen de proyección por el talante egocentrista de un Anglada que ve mermadas sus capacidades frente a ellos.

Hablamos de personas como Joan Garriga, Miguel Ángel Chiquillo o Ignacio Mulleras,por citar sólo tres casos.

PxC no es Anglada por más que Anglada quiera hacerlo ver así. Anglada está amortizado. Va siendo hora de un cambio que impulse a PxC más allá de los 75.000 votos, cosa imposible con don Josep al frente de la formación catalana.

 

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.