Header Ads

Una mujer saudí ha sido condena a recibir 10 latigazos por conducir un automóvil

Por Dazibao-Ñ-/
En Arabia Saudí, Shaima Jastani ha sido condenada a la pena de flagelación por desafiar la prohibición que pesa sobre las mujeres de conducir vehículos.

 

El  diario Emirates247, ha informado que la súbdita saudí Shaima Jastani, detenida el pasado verano por conducir un automóvil, ha sido condenada por un tribunal de Jeddah a recibir 10 latigazos. La inconformista mahometana ha declarado al diario saudí Alhayat que en la copia de la sentencia que ha recibido se le da el plazo de un mes para recurrir. Según fuentes saudíes, generalmente bien informadas, transcurrido el plazo procesal lo más probable es que Jastani sea obligada a  exponer su espalda a los rigores del verdugo, con lo que el régimen quiere evitar que su acto rebelde pueda ser un estímulo y mal ejemplo para otras féminas del reino.

Los prohibicionistas argumentan que una mujer al volante constituiría un peligro moral, puesto que de poder desplazarse libremente y sin control podría dar rienda suelta a sus bajas pasiones y mantener relaciones ilícitas.

Según el islam, la mujer es un ser lascivo en potencia y para que no pase al acto debe ser vigilada por su mahram (guardián) , tiene que ocultar su pelo y rostro bajo una mortaja negra para evitar excitar al sensible varón muslim y, además, en Arabia se le prohíbe conducir con el objeto de obstaculizar sus pulsiones puteriles. Sorprendentemente, esta visión infame de la mujer está siendo aventada en el liberal Occidente por el repugnante régimen saudí ante el silencio sepulcral de izquierdistas, perroflautas y feministas del más diverso pelaje.

Pero en el reino saudí, además de azotar a las mujeres que conducen, amputar manos de ladrones y ejecutar a homosexuales, también se decapita a los conversos al cristianismo y se imponen severas penas a todos aquellos que, privadamente, celebran una eucaristía clandestina en su domicilio. 

 

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.