memoria histórica

El ‘Guernica’ de Picasso, otra estafa histórica

Teniendo presente que el bombardeo de Guernica se produjo el día 26 de abril de 1937, que el cuadro se presentó prácticamente una semana después de dicho bombardeo, concretamente el día 4 de mayo de 1937, y que según Picasso tardó 60 días en pintar el mural que tiene unas dimensiones de 3,5 metros de altura por 7.77 metros de longitud, todo hace pensar , que la obra no representa el bombardeo de la ciudad de Guernica

A partir de la presentación del “Guernica” en la Inauguración de la Exposición Universal de París de 1937, esta obra de la pintura universal se convirtió en un símbolo publicitario del Gobierno Republicano durante la Guerra Civil Española y su posterior exilio. Se presentaba, al igual que en nuestros días, como un mural que había sido elaborado por Picasso como respuesta de indignación al bombardeo que había sufrido la ciudad de Guernica durante la Guerra Civil Española. Bombardeo realizado por la Legión Condor alemana, desoyendo la orden negativa del mando del ejército nacional, el 26 de abril de 1937.

Una historia diferente a la oficial

La historia del “Guernica” comienza en enero 1937, cuando Max Aub, Agregado Cultural de la Embajada de España en París con el embajador Luis Araquistáin y subcomisionario de la Exposición Universal de París, encarga a Pablo Picasso por orden del Gobierno Español, pintar un mural por un importe de 150.000 francos para ser expuesto en el Pabellón de España de dicha exposición Internacional.

Este mural fue elaborado por Picasso y presentado con el nombre de “Guernica” por el mismo Pablo Picasso y Max Aub en la inauguración del Pabellón de España de la exposición, como indicó en su portada del 4 de Mayo de 1937 el diario Le Monde.

En la presentación, Max Aub afirmó “que se hablaría durante mucho tiempo de él”. No se equivocaba, el “Guernica” ha sido, a lo largo de la historia, objeto de estudio, crítica, opinión e inspiración de destacados intelectuales de multitud de ámbitos culturales.

Teniendo presente que el bombardeo de Guernica se produjo el día 26 de abril de 1937, que el cuadro se presentó prácticamente una semana después de dicho bombardeo, concretamente el día 4 de mayo de 1937, y que según Picasso tardó 60 días en pintar el mural que tiene unas dimensiones de 3,5 metros de altura por 7.77 metros de longitud, se puede , que la obra no representa el bombardeo de la ciudad de Guernica como nos presenta la propaganda de la memoria histórica nacionalista y socialista.

Por eso no hay ninguna alusión directa de los bombardeos o los acontecimientos históricos que acaecieron por entonces. Más bien se podría afirmar que representa su particular visión de los horrores de la guerra, siendo una alegoría de todas. La tensión que expresa el cuadro lo hace asemejarse al grabado de Goya, “Los horrores de la Guerra”.

Como viene siendo habitual en nuestros días, ya entonces la izquierda representada en el gobierno republicano practicaba la mentira como forma de acción política, mentira ésta, de la que participó sin ir más lejos el dos veces premio Lenin de “la paz”, Pablo Picasso.