Header Ads

Las musulmanas que quieran la nacionalidad canadiense deberán mostrar su rostro

Si no accede a mostrar su cara en esta segunda ocasión, el juez responsable del trámite le expulsará la ceremonia y paralizará su solicitud de ciudadanía hasta el próximo juramento, en el que el solicitante tendrá ocasión de obtener la ciudadanía si depone su actitud y acepta descubrir su rostro.

El Gobierno canadiense obligará a todas las personas que soliciten la nacionalidad a mostrar su rostro durante la ceremonia de juramento como canadiense, en virtud de una nueva ley sobre inmigración que entra en vigor este lunes, según ha informado el diario 'Toronto Sun'.

La entrada en vigor de este requisito legal durante la última fase del trámite para la obtención de la nacionalidad canadiense conllevará que todas las mujeres musulmanas que lleven hiyab, niqab o burka tengan que mostrar su cara durante el juramento, ya sea en plena ceremonia o directamente ante el juez.

Los solicitantes de ciudadanía tendrán dos oportunidades para mostrar su rostro durante el juramento, el último paso antes de la obtención de la nacionalidad. En primer lugar, podrán mostrarlo desde el inicio de la ceremonia. En caso de que no acepten hacerlo entonces, podrán optar por mostrar su cara al juez durante la lectura del juramento o promesa de la Constitución canadiense..

Si la negativa persiste, el solicitante mantendrá el estatus de residente permanente, lo que excluye su derecho a votar y ser votado y le impide acceder a ciertos puestos de trabajo en la administración canadiense, además de estar sujeto a extradición a su país de origen cuando sea acusado de un delito grave.

La ley de inmigración que entra en vigor en Canadá este 12 de diciembre establece que el juez deberá ver la cara del solicitante de nacionalidad cuando preste juramento y hasta que finalice la interpretación del himno nacional, momento en el que podrá volver a tapar su rostro para comenzar su nueva vida como canadiense.

Esta norma forma parte de una serie de reformas legales emprendidas por el ministro de Inmigración y Ciudadanía canadiense, Jason Kenney. Kenney, que anunció la semana pasada una ofensiva para acabar con el fraude en la obtención de la nacionalidad, ha endurecido el sistema de acceso a la ciudadanía, al que ha incorporado exámenes para que los solicitantes demuestren su fluidez en algunos de los dos idiomas oficiales, el inglés o el francés.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.