publi

Un musulmán en Pakistán ha asesinado a una adolescente cristiana de 18 años a la que secuestró, para casarse con ella, porque la muchacha rechazó abrazar la fe islámica y convertirse en su esposa a la fuerza.

Según informa a la agencia vaticana Fides, el Padre Zafal Iqbal, párroco de Khushpur, donde vive la familia de Mariah, la muchacha de 18 años "se resistió, no quería convertirse al Islam y no se casó con el hombre, que por esta razón la mató. Es una mártir".

Por su parte el vicario de Faisalabad, el Padre Khalid Rashid Asi, comentó que "es muy triste, los cristianos, a menudo las niñas, son víctimas indefensas".

Fides informa además que por estos días se ha resuelto otro caso de persecución religiosa contra cristianos: el del anciano católico de 72 años de Faisalabad, Rehmat Masih, liberado hace una semana, después de 2 años de prisión y de inmenso sufrimiento, tras una falsa acusación de blasfemia.

La Ley de Blasfemia agrupa varias normas contenidas en el Código Penal inspiradas directamente en la Shariah –ley religiosa musulmana– para sancionar cualquier ofensa de palabra u obra contra Alá, Mahoma o el Corán. La ofensa puede ser denunciada por un musulmán sin necesidad de testigos o pruebas adicionales y el castigo supone el juicio inmediato y la posterior condena a prisión o muerte del acusado.

La ley es usada con frecuencia para perseguir a la minoría cristiana, que suele ser explotada laboralmente y discriminada en el acceso a la educación y los puestos de función pública.

Musulmán asesina a una joven cristiana por rechazar convertirse al Islam y casarse con él

Un musulmán en Pakistán ha asesinado a una adolescente cristiana de 18 años a la que secuestró, para casarse con ella, porque la muchacha rechazó abrazar la fe islámica y convertirse en su esposa a la fuerza.

Según informa a la agencia vaticana Fides, el Padre Zafal Iqbal, párroco de Khushpur, donde vive la familia de Mariah, la muchacha de 18 años "se resistió, no quería convertirse al Islam y no se casó con el hombre, que por esta razón la mató. Es una mártir".

Por su parte el vicario de Faisalabad, el Padre Khalid Rashid Asi, comentó que "es muy triste, los cristianos, a menudo las niñas, son víctimas indefensas".

Fides informa además que por estos días se ha resuelto otro caso de persecución religiosa contra cristianos: el del anciano católico de 72 años de Faisalabad, Rehmat Masih, liberado hace una semana, después de 2 años de prisión y de inmenso sufrimiento, tras una falsa acusación de blasfemia.

La Ley de Blasfemia agrupa varias normas contenidas en el Código Penal inspiradas directamente en la Shariah –ley religiosa musulmana– para sancionar cualquier ofensa de palabra u obra contra Alá, Mahoma o el Corán. La ofensa puede ser denunciada por un musulmán sin necesidad de testigos o pruebas adicionales y el castigo supone el juicio inmediato y la posterior condena a prisión o muerte del acusado.

La ley es usada con frecuencia para perseguir a la minoría cristiana, que suele ser explotada laboralmente y discriminada en el acceso a la educación y los puestos de función pública.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada