publi

La mujer iraní Sakineh Mohammadi Ashtiani vuelve a las portadas ya que podría ser ahorcada, según ha informado la agencia de noticias ISNA.

El caso de Ashtiani es uno de esos ejemplos de la brutalidad de la justicia iraní contra el sexo femenino. Fue condenada en 2006 a morir lapidada por cometer adulterio durante su matrimonio y a 10 años de prisión por asesinar a su marido. Sin embargo, su condena fue reducida a la mitad al considerar que su participación fue como cómplice.

Ahora le podría esperar otro futuro también negro. A sus 43 años, Ashtiani se enfrenta a una posible condena a la horca en vez de a la lapidación, una información que ha declarado el Jefe del poder Judicial de la provincia de Azerbaiyán Oriental, Malek Ajdar Sharifi.

"La sentencia de Ashtiani se llevará a cabo tan pronto como nuestros expertos den a conocer su punto de vista sobre el tema", ha dicho Sharifi, aunque ha matizado que "no hay prisa".

Cuando se conoció su caso, la comunidad internacional se volcó en torno a Ashtiani y presionó a las autoridades iraníes ya que la lapidación es una práctica que va en contra de los derechos humanos de Naciones Unidas. En septiembre del año pasado la justicia iraní decidió suspender la lapidación de Ashtiani, pero no cancelarla ya que simplemente estaban revisando el caso.

Un año después Ashtiani vuelve al punto de mira para enfrentarse de nuevo a una posible sentencia para morir ahorcada. La Ley Islámica ( 'sharia') que rige Irán desde 1979,condena a morir lapidados a los culpables de adulterio y a morir en la horca a los culpables de asesinato, violación, tráfico de drogas, robo con arma y apostasía.

Sakineh Mohammadi Ashtiani ¿Horca o lapidación?

La mujer iraní Sakineh Mohammadi Ashtiani vuelve a las portadas ya que podría ser ahorcada, según ha informado la agencia de noticias ISNA.

El caso de Ashtiani es uno de esos ejemplos de la brutalidad de la justicia iraní contra el sexo femenino. Fue condenada en 2006 a morir lapidada por cometer adulterio durante su matrimonio y a 10 años de prisión por asesinar a su marido. Sin embargo, su condena fue reducida a la mitad al considerar que su participación fue como cómplice.

Ahora le podría esperar otro futuro también negro. A sus 43 años, Ashtiani se enfrenta a una posible condena a la horca en vez de a la lapidación, una información que ha declarado el Jefe del poder Judicial de la provincia de Azerbaiyán Oriental, Malek Ajdar Sharifi.

"La sentencia de Ashtiani se llevará a cabo tan pronto como nuestros expertos den a conocer su punto de vista sobre el tema", ha dicho Sharifi, aunque ha matizado que "no hay prisa".

Cuando se conoció su caso, la comunidad internacional se volcó en torno a Ashtiani y presionó a las autoridades iraníes ya que la lapidación es una práctica que va en contra de los derechos humanos de Naciones Unidas. En septiembre del año pasado la justicia iraní decidió suspender la lapidación de Ashtiani, pero no cancelarla ya que simplemente estaban revisando el caso.

Un año después Ashtiani vuelve al punto de mira para enfrentarse de nuevo a una posible sentencia para morir ahorcada. La Ley Islámica ( 'sharia') que rige Irán desde 1979,condena a morir lapidados a los culpables de adulterio y a morir en la horca a los culpables de asesinato, violación, tráfico de drogas, robo con arma y apostasía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada