publi

Por Dazibao-Ñ-/
Según el portavoz del SUP, sindicato policial tradicionalmente próximo al PSOE, el 11-M “ podría haber sido una venganza de los servicios secretos marroquíes"; y añade: “Si hay algún agente corrupto, que colabora con terroristas, que sea juzgado y condenado”.

 

El portavoz del Sindicato Unificado de Policía, José María Benito, afirmó ayer en el programa Es la Noche de César en relación con la matanza del 11-M, que "cuando aparecen nuevas pruebas y nuevos indicios hay que seguir investigando (...) si tiene que hacerse tiene que hacerse, caiga quien caiga (...) Y añadió: “El atentado podría haber sido una venganza de los servicios secretos marroquíes, que conocían lo que iba a pasar y no dijeron nada”, posiblemente, como reacción por el incidente de Perejil; también señaló el portavoz policial a los servicios secretos franceses, que "tampoco estaban muy contentos con la política de Aznar.

Durante la entrevista, Benito acusó al funcionario de policía Carlos Germán de “haber manipulado pruebas para que Garzón se quedará con la investigación”; y sobre el juez Bermúdez y sus sorprendentes condecoraciones concedidas por Rubalcaba se manifiesta en estos términos: “Sin duda, se están dando a cambio de algo, porque esas cosas gratis no se hacen”. Sin embargo, Benito, se muestra tierno y compresivo con el afiliado y compañero Sánchez Manzano, de quien dice que: "Cometió muchos errores y hay que depurar responsabilidades, aunque los hizo más bien por desconocimiento, por impericia, más que por mala voluntad".

Los vivarachos sindicalistas del SUP, como Saulo de Tarso, han visto la luz un poco tarde y  después de asestar mandobles sobre los lomos de los refractarios de la versión gubernamental durante años. In illo tempore, antes de "caer milagrosamente del coche patrulla" los sindicalistas, concretamente en el año 2007, el entonces portacoz del sindicato, Maximiliano Correal, amenazó en Telemadrid a Luis del Pino con arrastrarlo hasta una habitación donde no existiera Estado de Derecho, para dejarlo en compañía de un tal “Pedro” que, es de suponer, procedería a hacerlo astillas. Pino había afirmado que la “mochila” de Vallecas que, muy oportunamente, se le había aparecido a  “Pedro”, era en realidad una grosera prueba falsa de confección policial, como finalmente se demostró.

Hasta ahora, estos sindicalistas del régimen asesorados jurídicamente por el otrora famoso “Torrellas”, más conocido en los últimos tiempos como Fuster Fabra, en compañía del ínclito Enrique de Diego y los prisáicos, han descargado en las personas de los llamados “conspiranoicos”, injurias, “advertencias” y exabruptos; aunque tampoco han faltado querellas con las que mortificar a los “incrédulos”, como ha sido el caso de Jiménez Losantos, motejado como “Losdeminios” por el señor X.

El actual panorama sobre el 11-M es desolador. Recaen inquietantes sospechas sobre un sórdido comendador de los creyentes ataviado con vistosas chilabas; se acusa a policías de la ocultación de pruebas, cuando no de su burda falsificación; se alude a la presunta prevaricación de una mediática ilustrísima y el progenitor de las góticas se nos va de rositas.

Según el SUP: "El 11-M podría haber sido una venganza de los servicios secretos de Marruecos

Por Dazibao-Ñ-/
Según el portavoz del SUP, sindicato policial tradicionalmente próximo al PSOE, el 11-M “ podría haber sido una venganza de los servicios secretos marroquíes"; y añade: “Si hay algún agente corrupto, que colabora con terroristas, que sea juzgado y condenado”.

 

El portavoz del Sindicato Unificado de Policía, José María Benito, afirmó ayer en el programa Es la Noche de César en relación con la matanza del 11-M, que "cuando aparecen nuevas pruebas y nuevos indicios hay que seguir investigando (...) si tiene que hacerse tiene que hacerse, caiga quien caiga (...) Y añadió: “El atentado podría haber sido una venganza de los servicios secretos marroquíes, que conocían lo que iba a pasar y no dijeron nada”, posiblemente, como reacción por el incidente de Perejil; también señaló el portavoz policial a los servicios secretos franceses, que "tampoco estaban muy contentos con la política de Aznar.

Durante la entrevista, Benito acusó al funcionario de policía Carlos Germán de “haber manipulado pruebas para que Garzón se quedará con la investigación”; y sobre el juez Bermúdez y sus sorprendentes condecoraciones concedidas por Rubalcaba se manifiesta en estos términos: “Sin duda, se están dando a cambio de algo, porque esas cosas gratis no se hacen”. Sin embargo, Benito, se muestra tierno y compresivo con el afiliado y compañero Sánchez Manzano, de quien dice que: "Cometió muchos errores y hay que depurar responsabilidades, aunque los hizo más bien por desconocimiento, por impericia, más que por mala voluntad".

Los vivarachos sindicalistas del SUP, como Saulo de Tarso, han visto la luz un poco tarde y  después de asestar mandobles sobre los lomos de los refractarios de la versión gubernamental durante años. In illo tempore, antes de "caer milagrosamente del coche patrulla" los sindicalistas, concretamente en el año 2007, el entonces portacoz del sindicato, Maximiliano Correal, amenazó en Telemadrid a Luis del Pino con arrastrarlo hasta una habitación donde no existiera Estado de Derecho, para dejarlo en compañía de un tal “Pedro” que, es de suponer, procedería a hacerlo astillas. Pino había afirmado que la “mochila” de Vallecas que, muy oportunamente, se le había aparecido a  “Pedro”, era en realidad una grosera prueba falsa de confección policial, como finalmente se demostró.

Hasta ahora, estos sindicalistas del régimen asesorados jurídicamente por el otrora famoso “Torrellas”, más conocido en los últimos tiempos como Fuster Fabra, en compañía del ínclito Enrique de Diego y los prisáicos, han descargado en las personas de los llamados “conspiranoicos”, injurias, “advertencias” y exabruptos; aunque tampoco han faltado querellas con las que mortificar a los “incrédulos”, como ha sido el caso de Jiménez Losantos, motejado como “Losdeminios” por el señor X.

El actual panorama sobre el 11-M es desolador. Recaen inquietantes sospechas sobre un sórdido comendador de los creyentes ataviado con vistosas chilabas; se acusa a policías de la ocultación de pruebas, cuando no de su burda falsificación; se alude a la presunta prevaricación de una mediática ilustrísima y el progenitor de las góticas se nos va de rositas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada