publi

Un clérigo islámico residente en Europa ha asegurado que las mujeres no debería estar cerca de plátanos y de pepinos para poder evitar que se desencadenen "pensamientos sexuales" por las semejanzas con el órgano sexual masculino.

El religioso, un jeque del que no se ha desvelado su nombre, ha realizado esta reflexión en una entrevista publicada en el diario digital El Senousa, recogida por el portal árabe Bikyamasr.com.

En el texto, el clérigo mantiene que las mujeres que quieran comer plátanos y pepinos tienen que solicitar la ayuda de un hombre cercano, como su marido o su padre, para que se encargue de cortarlos antes de servirlos en el plato.

El jeque ha justificado su recomendación por el hecho de que el plátano y el pepino "se asemejan al pene del hombre", por lo que las mujeres podrían pensar en sexo cuando consumen esta fruta y esta hortaliza.

El religioso musulmán también ha abogado por incluir las zanahorias y los calabacines en la 'lista de alimentos prohibidos para mujeres', por los mismos motivos que el plátano y el pepino. Al ser consultado sobre cómo controlar que las mujeres que compran en establecimientos en la calle estas frutas y hortalizas, el clérigo ha respondido que ese tema es una decisión a adoptar entre las mujeres y Dios.

Sobre la forma de actuar cuando a una mujer en una familia le gustan estos comestibles, el jeque ha dicho que lo aconsejable es que estos productos sean cortados en un lugar oculto a la vista de la fémina para que no tengan pensamientos sexuales.

Estas reflexiones han causado una fuerte repercusión en comunidades de musulmanes en la red, con cientos de comentarios de lectores que se han mofado de las opiniones del clérigo.

Un clérigo islámico pide que la mujer se aparte de plátanos y pepinos para evitar pensamientos sexuales

Un clérigo islámico residente en Europa ha asegurado que las mujeres no debería estar cerca de plátanos y de pepinos para poder evitar que se desencadenen "pensamientos sexuales" por las semejanzas con el órgano sexual masculino.

El religioso, un jeque del que no se ha desvelado su nombre, ha realizado esta reflexión en una entrevista publicada en el diario digital El Senousa, recogida por el portal árabe Bikyamasr.com.

En el texto, el clérigo mantiene que las mujeres que quieran comer plátanos y pepinos tienen que solicitar la ayuda de un hombre cercano, como su marido o su padre, para que se encargue de cortarlos antes de servirlos en el plato.

El jeque ha justificado su recomendación por el hecho de que el plátano y el pepino "se asemejan al pene del hombre", por lo que las mujeres podrían pensar en sexo cuando consumen esta fruta y esta hortaliza.

El religioso musulmán también ha abogado por incluir las zanahorias y los calabacines en la 'lista de alimentos prohibidos para mujeres', por los mismos motivos que el plátano y el pepino. Al ser consultado sobre cómo controlar que las mujeres que compran en establecimientos en la calle estas frutas y hortalizas, el clérigo ha respondido que ese tema es una decisión a adoptar entre las mujeres y Dios.

Sobre la forma de actuar cuando a una mujer en una familia le gustan estos comestibles, el jeque ha dicho que lo aconsejable es que estos productos sean cortados en un lugar oculto a la vista de la fémina para que no tengan pensamientos sexuales.

Estas reflexiones han causado una fuerte repercusión en comunidades de musulmanes en la red, con cientos de comentarios de lectores que se han mofado de las opiniones del clérigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada