Asia Bibi

Amenazan de muerte al abogado de Asia Bibi

Por Dazibao-Ñ-/

Mientras que los políticos del Punjab advierten a los blasfemos de las consecuencias de sus actos, el abogado de Asia Bibi ha recibido reiteradas amenazas de muerte.

El abogado que defiente a  Asia Bibi , la cristiana de 45 años y madre de cinco hijos condenada a muerte por “blasfemia”, ha sido amenazado de muerte. En Pakistán, las amenazas lanzadas por los seguidores del “Profeta” contra los enemigos del islam se cumplen, y prueba de ello es que el año pasado fueron asesinados el gobernador del Estado del Punjab, Salman Taseer, y el ministro cristiano Shahbaz, quienes habían centrado sus esfuerzos en la liberación de la cristiana.

Asia Bibi sobrevive en una lóbrega celda de aislamiento de la que no sale nunca por temor a ser asesinada; también cocina sus propios alimentos para evitar ser envenenada, y las visitas de su marido e hijos están restringidas. La cristiana espera angustiada el resultado de la apelación presentada por su abogado, que al igual que Taseer y Shabaz podría perder la vida a manos de “radicales”.

La cristiana, descendiente de intocables, llevaba horas trabajando en el campo bajo un sol intenso cuando sintió sed. Quiso beber agua del único cubo que había, pero al tocarlo con sus manos infieles sus compañeros mahometanos la acusaron de haber contaminado el agua. Los coléricos musulmanes le exigieron que abrazara la fe de Mahoma, y como se negó la golpearon y la denunciaron por haber ofendido al “Profeta”.

Asia Bibi fue juzgada y condenada a la horca por “blasfema”. Su ahorcamiento sería un escándalo, pero su liberación produciría demasiados problemas al Gobierno, por lo que puede permanecer indefinidamente en prisión hasta que muera víctima de una “enfermedad”, o a manos de un interno desquiciado o funcionario “fanático”. Y mientras tanto, la comunidad musulmana paquistaní exige sus derechos en Europa, pide respeto para sus tradiciones y edifica libremente sus mezquitas desde las que se predica la desigualdad entre hombre y mujer, la homofobia, el antiseminismo y el más sórdido oscurantismo.