publi

Musulmanes arrojaron ácido al líder de la iglesia, el día de Nochebuena, que lo dejó con quemaduras graves. Ha perdido un ojo y tiene afectada la visión en el otro.

El Obispo Mulinde Umar, de 37 años, un jeque (maestro islámico) antes de su conversión al cristianismo, fue atacado el sábado por la noche (24 de diciembre) fuera del edificio de la Iglesia Internacional de Namasuba, a unos 10 kilómetros de Kampala. Desde su cama del hospital en Kampala, dice que se encontraba de regreso al lugar para una fiesta con toda la congregación y cientos de nuevos conversos al cristianismo, cuando un hombre que afirmaba ser un cristiano se le acercó. "Le oí decir en voz alta "Pastor, pastor, y cuando di la vuelta y lo miré, me arrojó un líquido en la cara y otros más me arrojaron un líquido en mi espalda y luego huyeron gritando: "¡Allahu Akbar [Dios es más grande]", dijo Mulinde, todavía visiblemente traumatizado varios días después del asalto.

Los miembros de la iglesia  lo llevaron a un hospital en el área de Mengo de Kampala, y fue trasladado al Hospital Internacional de Kampala. Su rostro, cuello y brazos tienen cicatrices profundas del ácido, y sus labios están hinchados.

"La quemadura causada por el ácido es tan grave que existe una necesidad urgente de un tratamiento especializado", dijo Baluku Symutsangira. "Sugiero que se lo lleven fuera del país tan pronto como sea posible, de lo contrario podría perder sus ojos, junto con la propagación de las quemaduras. Las quemaduras parecen extenderse y son muy profundas y podría necesitar una cirugía plástica".

¿Religión de paz? Musulmanes arrojan ácido sobre Obispo de Kampala

Musulmanes arrojaron ácido al líder de la iglesia, el día de Nochebuena, que lo dejó con quemaduras graves. Ha perdido un ojo y tiene afectada la visión en el otro.

El Obispo Mulinde Umar, de 37 años, un jeque (maestro islámico) antes de su conversión al cristianismo, fue atacado el sábado por la noche (24 de diciembre) fuera del edificio de la Iglesia Internacional de Namasuba, a unos 10 kilómetros de Kampala. Desde su cama del hospital en Kampala, dice que se encontraba de regreso al lugar para una fiesta con toda la congregación y cientos de nuevos conversos al cristianismo, cuando un hombre que afirmaba ser un cristiano se le acercó. "Le oí decir en voz alta "Pastor, pastor, y cuando di la vuelta y lo miré, me arrojó un líquido en la cara y otros más me arrojaron un líquido en mi espalda y luego huyeron gritando: "¡Allahu Akbar [Dios es más grande]", dijo Mulinde, todavía visiblemente traumatizado varios días después del asalto.

Los miembros de la iglesia  lo llevaron a un hospital en el área de Mengo de Kampala, y fue trasladado al Hospital Internacional de Kampala. Su rostro, cuello y brazos tienen cicatrices profundas del ácido, y sus labios están hinchados.

"La quemadura causada por el ácido es tan grave que existe una necesidad urgente de un tratamiento especializado", dijo Baluku Symutsangira. "Sugiero que se lo lleven fuera del país tan pronto como sea posible, de lo contrario podría perder sus ojos, junto con la propagación de las quemaduras. Las quemaduras parecen extenderse y son muy profundas y podría necesitar una cirugía plástica".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada