Header Ads

Óscar Rivas | Más que PPprogres, PPtrepas

Nada destacable de un congreso, el del PP, erigido en un paseo triunfal a mayor gloria de Rajoy. Es lo que conlleva el tener un presidente previsible. Todo sea para bien. Si acaso, a reseñar la culminación de una noticia que ya lo fue en los previos del evento: los populares seguirán siendo formalmente cristianos, sino definitivamente, sí por el momento, ¿verdad que es sorprendente? ¿Tanto como para sorprender también a sus promotores, Cifuentes y Garrido? Habida cuenta del “linchamiento absoluto” que la primera -¡pobre!- denunciaba haber recibido en las redes sociales, pareciera que el tiro les hubiera salido por la culata. Nada más lejos. Los dos rebeldes sin causa del PP sabían lo que les esperaba, y lo aceptaron de buen grado, ¿por qué no iban a hacerlo? No ignoraban que el anuncio de su enmienda levantaría una gigantesca ola mediática; y que ésta no tardaría en provocar la indignación de su electorado. Pero se trataba de eso precisamente: de provocar. De conseguir notoriedad mediática. De darse a conocer al gran público. Y vaya si lo consiguieron.

Como muestra un botón. Hace unos días, Cifuentes y Garrido, no dejaban de ser dos políticos provinciales. Ahora, merced a su medida provocación y a la pasarela que los media pusieron a su disposición, son pocos los que, interesados por la política nacional, desconocen su existencia. ¿Y a qué era debida toda esta atención? A que ambos consideraban “improcedente proponer como base de una formación política la correspondencia a una convicción religiosa” y proponían sustituir “cristiano” por “occidental o europeo”. Se necesita ser muy progre para abundar en tamaña sandez. O para ser más concretos, muy trepa. Y sino díganme ¿Qué razón llevaría a dos políticos en alza a promover una enmienda que inevitablemente estaba abocada a la derrota? ¿Acaso el idealismo? ¿Convertir el congreso de los populares en un foro de debate interno? Me parto. ¿Puede haber alguien tan iluso en el seno del PP como para pensar que aboliendo del ideario el término cristiano lo único que conseguirían no sería sino una espectacular fuga de votos? Si los hay, no es el caso, desde luego, de Garrido y Cifuentes. Tienen poco de ilusos. En cuanto a progres, no lo son tanto como pretenden. Su progresía se reduce a la ventajista mascarada estética que han elegido para hacerse notar. Poco más. Porque lo que en verdad desean es hacer brillar su luz en el, hoy por hoy, paradisíaco firmamento genovés; trepar como la yedra. Cuanto más pronto y cuanto más lejos, mejor.

Afortunadamente, la prolífica derecha activista que frecuenta las redes sociales, no está dispuesta a permitir que aquellos en quienes depositaron su confianza, corrompan tan descaradamente el sentido de su voto. ¿Linchamiento? No, Cifuentes. Únicamente democracia. Aunque sólo sea virtual.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.