Última hora

Según un imán egipcio: "En España se engaña a los niños musulmanes para que odien a Mahoma"

Por Dazibao-Ñ-/
El  clérigo egipcio Salem Abu Al-Futuh afirmó el día 6 de enero, durante el trascurso de su sermón emitido por el Canal Al-Nas, que en España se engaña a los niños musulmanes para que odien a Mahoma. Este imán también es conocido por haber profetizado: “¡ Primero, conquistaremos Italia; luego, el resto de Europa; finalmente, todo Occidente!”.

Salem parece tonto, pero cuando abre la boca disipa cualquier duda. Y prueba de ello son sus sermones, siempre muy bien recibidos por una entregada audiencia, como el pronunciado el pasado 6 de enero, festividad de los Reyes Magos, en el que los occidentales eran descritos como seres malvados capaces de cometer las mayores fechorías:

Hacen todo tipo de cosas para que la gente siga sufriendo. Envían misioneros cristianos en forma de médicos y enfermeras que acarician y abrazan al niño, como hacen en Occidente”...Y el sarraceno añadió: “Les dan juguetes bonitos y, de repente, se los quitan. Cuando el niño (musulmán) grita: ‘¿Dónde está mi juguete?’, le responden: ‘Mahoma te lo robó’. Por lo tanto, desde la infancia, hacen que odien a Mahoma. Eso es lo que hacen en España”.

Pero el imán Salem Abu Al-Futuh, además de ser un aventador de embustes, también ejerce de sibila. Su último y más conocido oráculo lo ofreció a los creyentes en agosto de 2011, por supuesto, desde el Canal Al-Nas:

De la misma manera que Alá destruyó los imperios bizantino y persa, también entregará Occidente a los musulmanes (...) y cuando se reinstaure el Califato los musulmanes alcanzarán una extraordinaria prosperidad”.

Las prédicas de estos clérigos atrabiliarios, con sus exhortaciones al odio y a la guerra, son la más acabada expresión de una ideología fanática que avanza imparable, y que se ha cobrado ya muchas vidas en Egipto, nación donde el 11% de la población es cristiana copta. Durante los primeros meses de 2011, más de 60.000 cristianos huyeron del país y la diáspora no ha cesado, entre otras razones, porque los Hermanos Musulmanes no amenazan en vano.

Con trazas de títere de cachiporra y  moviendo los remos de forma sobona, Salem, ante las cámaras de televisión, habla de un Califato reinstaurado que de llagar a nacer sería más defectuoso que un producto Made in China. También lanza soflamas, llama a la guerra contra Occidente y alerta sobre lo mala que es España con los menores musulmanes, aunque algunos de ellos resultan ser maestros en malas artes y pendencias varias. Y mientras tanto, por respeto a la cultura de los muslimes, en España se sirve el menú halal donde sea menester, les son entregadas por los ayuntamientos  instalaciones públicas para que oren al más grande... y nos planteamos si es lícito que un madero, médico, notario o empleado de banca pueda pedir a la musulmana que se oculta bajo un niqab que muestre las facciones que Alá le conformó. La idiocia, evidentemente, no es patrimonio exclusivo de los imanes.

 


 

No hay comentarios

Cualquier comentario ofensivo o insultante será borrado de forma inmediata.