Persecución de cristianos en Irán

En Irán, el cristiano Nadakhani espera la muerte. En España, el Gobierno subvenciona una web que defiente a la brutal teocracia iraní

Por Dazibao-Ñ-/

No se ha confirmado que  Yousef Nadarkhani, condenado a muerte en Irán por “convertirse” al cristianismo, haya sido asesinado en la prisión donde espera ser ahorcado. Sorprendentemente, todavía siguen “luciendo” los banners de la Presidencia del Gobierno de España y del Ministerio de Exteriores en Webislam, un sitio en el que  habitualmente se hace una descarada apología del brutal régimen iraní.

 

Ayer, algunos medios anunciaron que Yousef Nadarkhani, pastor protestante condenado a muerte en Irán por su condición de cristiano, había sido asesinado, sin embargo, la noticia ha resultado ser falsa. Nadarkhani, padre de 2 hijos, puede ser ahorcado en cualquier momento por un delito, la apostasía, que jamás cometió, ya que nació en el seno de una familia cristiana de remoto origen mahometano. Pero los “jueces” iraníes, siguiendo la tradición islámica que impone la condición de musulmán al descendiente de un musulmán, le condenan a muerte por la apostasía de uno de sus antepasados.

En la República Islámica de Irán se extermina a los disidentes; los homosexuales, incluso siendo menores de edad son ahorcados; se lapida sin contemplaciones y es ampliamente practicada la tortura; los gerifaltes ayatólicos amenazan con su potencial nuclear… y los cristianos son ferozmente perseguidos. Irán, sometida a una sórdida teocracia, ha alcanzado el dudoso honor de ser el segundo campeón mundial de la pena de muerte; el primer puesto, por supuesto, lo ocupa China.

En España, la web islamista Webislam, vocero subvencionado de la Junta Islámica, se  dedica a cantar loas y alabanzas del sangriento régimen iraní, con notable cuajo y sin que  se les mueva el turbante a sus redactores. Sirva de ejemplo el último vómito chiita aparecido en la referida webecilla:

“El 2 de marzo será otro ejemplo de elecciones gloriosas, donde se elegirán a los diputados de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (…)En su primera experiencia y lo más importante, el pueblo iraní en un referéndum glorioso votó por el “Sí” a la República Islámica de Irán, con más de 98 por ciento (…) Hoy día, la presencia entusiasta de personas en más de 30 elecciones durante los últimos 33 años, ha demostrado una vez más que la República Islámica de Irán ha gozado de un amplio apoyo popular (…)En un sistema democrático y religioso, la gente determina su propio destino en el marco de los mandatos divinos (…) En la República Islámica, la voluntad de Alá es la fuente de legitimidad y la voluntad del pueblo es la fuente de reconocimiento del sistema…”

La democracia “divina de la muerte” iraní tiene una características muy propias. Por un lado, considera inmoral que las mujeres muestren el rostro o una pantorrilla; por otro, la legislación civil, basándose en un hadiz, permite el matrimonio con niñas de 9 años, lo que significa que en el país la pedofilia es “santa” y legal. Pero los cuates de la Junta Islámica hacen mutis sobre estos delicados temas. A ellos no les interesa Yousef Nadarkhani , Asia Bibi o la violación de niñas de 9 años; los compadres prefieren desvelar la historia ocultada por los cristianos, como el hallazgo por parte de los conquistadores españoles en 1492 de indios con nombres musulmanes… En realidad, no sabemos si estos conversos ibéricos son sacásticos practicantes que nos toman el pelo o se creen sus propios embustes relativos a la democracia iraní y la conspiración judía del 11-S. Ahora bien, si  estas aves están convencidas de lo que afirman, evidentemente, necesitan un tratamiento psiquiátrico o la ayuda de especialistas de lo paranormal.

Webislam se asemeja cada día más a una revista cómica, aunque con menos gracia que El Jueves pero con una mayor dosis de sordidez, donde abunda el humor de sal gorda; la chanza de mal gusto y el chascarrillo tenebroso. No ofrece a sus lectores chistes de cojos, gangosos, sodomitas, cuescos, cornudos y alcahuetas, pero sí deleitan con gloriosos textos de iluminados; confesiones de cotorras conversas; noticias sobre risibles conspiraciones judías; carcajeantes teorías de gente pasmada; esperpénticas defensas se seguidores del “Profeta” condenados por la Audiencia Nacional… Webislam, ese chusco, hilarante y  lucrativo proyecto de la Junta Islámica, nunca deja a nadie indiferente.

 

 



También ha sido noticia: