publi

Por Dazibao-Ñ-/
El embajador de Irán en España afirma que “serían los hombres quienes deberían quejarse, porque la verdad, es que en nuestras creencias religiosas islámicas se contempla mucha libertad y derechos para la mujer; en nuestras leyes, la mujer ocupa un espacio fundamental”.

 


Webislam publica una entrevista perpetrada por Mahoma Escudero e Isabel Romero, ambos  miembros de la Junta Islámica,  a Mortexa Saffari, embajador  en Madrid de una de las tiranías más repugnantes del mundo. Saffari respondió a las “incisivas “ preguntas formuladas con indisimulado arrobo,  mintiendo con mucha sinceridad y soltura. Sobre la cuestión atómica afirmó: “Creemos que cualquier arma de destrucción masiva o biológica va en contra de nuestra moralidad y ética religiosa”. Y es que  “el islam que el chiismo promueve, es un islam muy moderado, con una imagen muy humana y educativa. No podemos aceptar para nada el radicalismo”. De las palabras del embajador se deduce que la lapidación es una práctica “muy humana y educativa”, al igual que el uso de horcas móviles, que funcionan a pleno rendimiento en todo el país.

Otras boñigas verbales evacuadas por el enviado de los ayatolás nos conducen al mundo de lo paranormal: “En el país, todas las religiones debidamente reconocidas, están apoyadas por el régimen y el sistema... tienen sus propios colegios para aquellos que no quieran la educación pública, aprovechando y disfrutando de sus libertades; es mucho más que la libertad de que disponen los musulmanes en países europeos (...) “Si pregunta usted acerca de la situación de la mujer en el país, serían los hombres quienes deberían quejarse, porque la verdad, es que en nuestras creencias religiosas islámicas, se contemplan mucha libertad y derechos para la mujer; en nuestras leyes, la mujer ocupa un espacio fundamental (...)”Les digo esto sin ningún tipo de exageración, en el Islam existe matriarcado”.

Irán es el segundo país que más ejecuta, seguido de China. En la República Islámica se condena a muerte a todos aquellos que abandonan el islam; se tortura y asesina habitualmente en dependencias policiales; los cristianos son perseguidos con saña; las niñas de nueve años de edad pueden contraer válido matrimonio; los disidentes son exterminados; la pena de lapidación se sigue aplicando; la Policía Religiosa impone en la calle sus normas de dudoso decoro... sin embargo, los histriones de la subvencionada Junta Islámica, ajenos al sufrimiento de los iraníes,  alaban diariamente a un régimen teocrático, fanático y genocida, que viene aplastando las libertades del individuo desde hace décadas en el nombre de Alá.

Ha cambiado en España el régimen, pero siguen apareciendo los banners de Presidencia del Gobierno y del Ministerio de Exteriores en Webislam, el vocero del islamismo radical. Y Mariano, sólo él sabe por qué, persiste en su apoyo a la Alianza de Civilizaciones, ese residuo sólido inútil, dañino y oneroso para España.

Sorprendentes declaraciones del embajador de Irán en España

Por Dazibao-Ñ-/
El embajador de Irán en España afirma que “serían los hombres quienes deberían quejarse, porque la verdad, es que en nuestras creencias religiosas islámicas se contempla mucha libertad y derechos para la mujer; en nuestras leyes, la mujer ocupa un espacio fundamental”.

 


Webislam publica una entrevista perpetrada por Mahoma Escudero e Isabel Romero, ambos  miembros de la Junta Islámica,  a Mortexa Saffari, embajador  en Madrid de una de las tiranías más repugnantes del mundo. Saffari respondió a las “incisivas “ preguntas formuladas con indisimulado arrobo,  mintiendo con mucha sinceridad y soltura. Sobre la cuestión atómica afirmó: “Creemos que cualquier arma de destrucción masiva o biológica va en contra de nuestra moralidad y ética religiosa”. Y es que  “el islam que el chiismo promueve, es un islam muy moderado, con una imagen muy humana y educativa. No podemos aceptar para nada el radicalismo”. De las palabras del embajador se deduce que la lapidación es una práctica “muy humana y educativa”, al igual que el uso de horcas móviles, que funcionan a pleno rendimiento en todo el país.

Otras boñigas verbales evacuadas por el enviado de los ayatolás nos conducen al mundo de lo paranormal: “En el país, todas las religiones debidamente reconocidas, están apoyadas por el régimen y el sistema... tienen sus propios colegios para aquellos que no quieran la educación pública, aprovechando y disfrutando de sus libertades; es mucho más que la libertad de que disponen los musulmanes en países europeos (...) “Si pregunta usted acerca de la situación de la mujer en el país, serían los hombres quienes deberían quejarse, porque la verdad, es que en nuestras creencias religiosas islámicas, se contemplan mucha libertad y derechos para la mujer; en nuestras leyes, la mujer ocupa un espacio fundamental (...)”Les digo esto sin ningún tipo de exageración, en el Islam existe matriarcado”.

Irán es el segundo país que más ejecuta, seguido de China. En la República Islámica se condena a muerte a todos aquellos que abandonan el islam; se tortura y asesina habitualmente en dependencias policiales; los cristianos son perseguidos con saña; las niñas de nueve años de edad pueden contraer válido matrimonio; los disidentes son exterminados; la pena de lapidación se sigue aplicando; la Policía Religiosa impone en la calle sus normas de dudoso decoro... sin embargo, los histriones de la subvencionada Junta Islámica, ajenos al sufrimiento de los iraníes,  alaban diariamente a un régimen teocrático, fanático y genocida, que viene aplastando las libertades del individuo desde hace décadas en el nombre de Alá.

Ha cambiado en España el régimen, pero siguen apareciendo los banners de Presidencia del Gobierno y del Ministerio de Exteriores en Webislam, el vocero del islamismo radical. Y Mariano, sólo él sabe por qué, persiste en su apoyo a la Alianza de Civilizaciones, ese residuo sólido inútil, dañino y oneroso para España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada