publi

Las cuestiones relativas al antisemitismo o a la política de Israel están ausentes de la campaña electoral francesa. En cambio, el debate sobre los extranjeros y sobre el papel del Islam en Francia sí ha sido lanzado tanto por el presidente saliente como por los partidos nacionalistas franceses.

Los candidatos a la elección presidencial francesa suspendieron este lunes su campaña para acudir a una escuela judía de Toulouse (suroeste) donde un desconocido mató a tres niños y un adulto, un acto que calificaron de "antisemita", "bárbaro" y "odioso".

La muerte de esas cuatro personas generó una enorme conmoción en Francia, y llegó hasta los centros de campaña de los candidatos a la elección presidencial, que se celebrará a dos vueltas el 22 de abril y el 6 de mayo.

El presidente Nicolas Sarkozy, que aspira a ser reelecto en el cargo, anunció el lunes por la noche que suspendía su campaña electoral "al menos hasta el miércoles" y calificó el ataque de "tragedia nacional".

El mandatario francés declaró que "la motivación antisemita" del ataque contra la escuela judía "parece evidente", y afirmó que el agresor es el mismo que asesinó a tres soldados la semana pasada en Toulouse y en la cercana localidad de Montauban.

El martes se observará un minuto de silencio en todos los colegios del país, indicó el mandatario.

A cinco semanas de la primera vuelta y cuando las diferencias en los sondeos se reducen entre los candidatos, el favorito de los sondeos, el socialista François Hollande, también acudió a la escuela de Toulouse para pedir "una respuesta común y firme de toda la República" francesa.

"Todos comprenderán que la campaña presidencial está suspendida para honrar la memoria de los niños y del maestro cobardemente asesinados", había subrayado poco antes el portavoz del Partido Socialista, Benoit Hamon.

El candidato centrista François Bayrou, que prevé asistir a una ceremonia en la gran sinagoga de Toulouse, también llamó a la solidaridad nacional, y dijo que el país necesita una clara demostración de "unidad nacional".

Por su parte, la candidata de la extrema derecha, Marine Le Pen, tercera en los sondeos en intención de voto, condenó un "tiroteo criminal" y pidió "a los poderes públicos hacer todo para impedir un nuevo drama".

Le Pen pidió "suspender el tiempo político" y solicitó y obtuvo la anulación de un programa político de televisión al que estaba invitada a participar este lunes por la noche.

La campaña debía entrar este lunes por la noche en la fase oficial, con la oficialización de la lista de candidatos a la presidencia. Diez candidatos participarán finalmente en los comicios.

Francia cuenta entre su población (65 millones de habitantes) con unos 500.000 judíos, la mayor comunidad de Europa occidental.

Suspenden la campaña electoral francesa por ataque antisemita

Las cuestiones relativas al antisemitismo o a la política de Israel están ausentes de la campaña electoral francesa. En cambio, el debate sobre los extranjeros y sobre el papel del Islam en Francia sí ha sido lanzado tanto por el presidente saliente como por los partidos nacionalistas franceses.

Los candidatos a la elección presidencial francesa suspendieron este lunes su campaña para acudir a una escuela judía de Toulouse (suroeste) donde un desconocido mató a tres niños y un adulto, un acto que calificaron de "antisemita", "bárbaro" y "odioso".

La muerte de esas cuatro personas generó una enorme conmoción en Francia, y llegó hasta los centros de campaña de los candidatos a la elección presidencial, que se celebrará a dos vueltas el 22 de abril y el 6 de mayo.

El presidente Nicolas Sarkozy, que aspira a ser reelecto en el cargo, anunció el lunes por la noche que suspendía su campaña electoral "al menos hasta el miércoles" y calificó el ataque de "tragedia nacional".

El mandatario francés declaró que "la motivación antisemita" del ataque contra la escuela judía "parece evidente", y afirmó que el agresor es el mismo que asesinó a tres soldados la semana pasada en Toulouse y en la cercana localidad de Montauban.

El martes se observará un minuto de silencio en todos los colegios del país, indicó el mandatario.

A cinco semanas de la primera vuelta y cuando las diferencias en los sondeos se reducen entre los candidatos, el favorito de los sondeos, el socialista François Hollande, también acudió a la escuela de Toulouse para pedir "una respuesta común y firme de toda la República" francesa.

"Todos comprenderán que la campaña presidencial está suspendida para honrar la memoria de los niños y del maestro cobardemente asesinados", había subrayado poco antes el portavoz del Partido Socialista, Benoit Hamon.

El candidato centrista François Bayrou, que prevé asistir a una ceremonia en la gran sinagoga de Toulouse, también llamó a la solidaridad nacional, y dijo que el país necesita una clara demostración de "unidad nacional".

Por su parte, la candidata de la extrema derecha, Marine Le Pen, tercera en los sondeos en intención de voto, condenó un "tiroteo criminal" y pidió "a los poderes públicos hacer todo para impedir un nuevo drama".

Le Pen pidió "suspender el tiempo político" y solicitó y obtuvo la anulación de un programa político de televisión al que estaba invitada a participar este lunes por la noche.

La campaña debía entrar este lunes por la noche en la fase oficial, con la oficialización de la lista de candidatos a la presidencia. Diez candidatos participarán finalmente en los comicios.

Francia cuenta entre su población (65 millones de habitantes) con unos 500.000 judíos, la mayor comunidad de Europa occidental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada