publi

De la misma manera que tanto las FARC como los paramilitares en Colombia financian sus luchas con el tráfico de cocaína; así los contendientes en Afganistán lo hacen con los derivados del opio. De resultas, envenenan a medio mundo.

No nos engañemos, la transición de la dictadura a la democracia “tutelada” por las “democracias occidentales”, es una falacia.

Sólo falta que al igual que hizo Trinidad Jiménez, ahora, José Manuel García-Margallo ofrezca a estos países la experiencia española de la transición.

Se trata de asegurarse regímenes afines a las “democracias occidentales”.
Cameron y Sarkozy visitan Libia. Al día siguiente, Erdogan visita Libia. La visita del turco fue más aclamada que la de los europeos. Los tres países, pertenecen a la OTAN.

Recordemos que Erdogan pretende introducir en la Constitución laica de Turquía el islamismo.

¿Qué fue de la “Alianza de civilizaciones”?

HRW denuncia abusos por parte de opositores sirios
La ONG cita torturas, secuestros y ejecuciones contra seguidores de Al Asad.
Lo que al parecer no denuncia HRW, es la presencia de mercenarios entre los opositores al régimen de Siria. ¿Quién paga a los mercenarios?

Aquí se está dando una segunda “guerra fría”.

El imperio yanqui está perdiendo peso mundial y como en natural se resiste a perderlo. Por otro lado, Rusia y China quieren su parte del pastel. Y luego, tenemos el islamismo que tiene en Erdogan su cara amable; el radicalismo, reside en Irán.

Es poco probable que Irán haga causa con otros islamistas. Esto es debido a las dos corrientes del Islán tremendamente enfrentadas: chiitas en Irán y gran parte de Iraq, sunitas el resto. Aproximadamente el 90 % de los islamistas del mundo, son sunitas.

Lo que sí es común, es la Sharía.

Luego tenemos países tan inestables como Afganistán y Pakistán donde se están librando enfrentamientos entre las dos corrientes del Islán. Sólo que, estos dos países están invadidos por tropas extrajeras; Afganistán por fuerzas multinacionales y Pakistán por los yanquis. China deja estar en Pakistán quizá a la espera de anexionarse la totalidad Cachemira.

Afganistán en toda su historia ha sido invadida multitud de veces, todas ellas ha salido el invasor con el rabo entre las patas. Cuando los USA, Arabia Saudí y Pakistán armaron a la guerrilla de Afganistán para expulsar a los soviéticos, estaban apoyando a los talibán con el resultado que todos sabemos.

Con el apoyo de la CIA desde 1.978, Hamid Karzai que es un sátrapa corrupto, es ahora el Presidente de Afganistán. Pero los talibán siguen luchando en Afganistán y se han extendido a Pakistán. Los talibán representan paroxismo radical islamista.

De la misma manera que tanto las FARC como los paramilitares en Colombia financian sus luchas con el tráfico de cocaína; así los contendientes en Afganistán lo hacen con los derivados del opio. De resultas, envenenan a medio mundo.

Túnez, Egipto y Libia, en manos de los islamistas, los más radicales, los de Libia

De la misma manera que tanto las FARC como los paramilitares en Colombia financian sus luchas con el tráfico de cocaína; así los contendientes en Afganistán lo hacen con los derivados del opio. De resultas, envenenan a medio mundo.

No nos engañemos, la transición de la dictadura a la democracia “tutelada” por las “democracias occidentales”, es una falacia.

Sólo falta que al igual que hizo Trinidad Jiménez, ahora, José Manuel García-Margallo ofrezca a estos países la experiencia española de la transición.

Se trata de asegurarse regímenes afines a las “democracias occidentales”.
Cameron y Sarkozy visitan Libia. Al día siguiente, Erdogan visita Libia. La visita del turco fue más aclamada que la de los europeos. Los tres países, pertenecen a la OTAN.

Recordemos que Erdogan pretende introducir en la Constitución laica de Turquía el islamismo.

¿Qué fue de la “Alianza de civilizaciones”?

HRW denuncia abusos por parte de opositores sirios
La ONG cita torturas, secuestros y ejecuciones contra seguidores de Al Asad.
Lo que al parecer no denuncia HRW, es la presencia de mercenarios entre los opositores al régimen de Siria. ¿Quién paga a los mercenarios?

Aquí se está dando una segunda “guerra fría”.

El imperio yanqui está perdiendo peso mundial y como en natural se resiste a perderlo. Por otro lado, Rusia y China quieren su parte del pastel. Y luego, tenemos el islamismo que tiene en Erdogan su cara amable; el radicalismo, reside en Irán.

Es poco probable que Irán haga causa con otros islamistas. Esto es debido a las dos corrientes del Islán tremendamente enfrentadas: chiitas en Irán y gran parte de Iraq, sunitas el resto. Aproximadamente el 90 % de los islamistas del mundo, son sunitas.

Lo que sí es común, es la Sharía.

Luego tenemos países tan inestables como Afganistán y Pakistán donde se están librando enfrentamientos entre las dos corrientes del Islán. Sólo que, estos dos países están invadidos por tropas extrajeras; Afganistán por fuerzas multinacionales y Pakistán por los yanquis. China deja estar en Pakistán quizá a la espera de anexionarse la totalidad Cachemira.

Afganistán en toda su historia ha sido invadida multitud de veces, todas ellas ha salido el invasor con el rabo entre las patas. Cuando los USA, Arabia Saudí y Pakistán armaron a la guerrilla de Afganistán para expulsar a los soviéticos, estaban apoyando a los talibán con el resultado que todos sabemos.

Con el apoyo de la CIA desde 1.978, Hamid Karzai que es un sátrapa corrupto, es ahora el Presidente de Afganistán. Pero los talibán siguen luchando en Afganistán y se han extendido a Pakistán. Los talibán representan paroxismo radical islamista.

De la misma manera que tanto las FARC como los paramilitares en Colombia financian sus luchas con el tráfico de cocaína; así los contendientes en Afganistán lo hacen con los derivados del opio. De resultas, envenenan a medio mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada