Header Ads

El Fiscal General de Catar afirma que le cortaría la mano hasta a la hija del "Profeta"

 Por Dazibao-Ñ-/

 
El Fiscal General del emirato de Catar ha afirmado: “Si Fátima, la hija del Profeta, hubiera robado, yo le habría cortado la mano”. La Fundación Catar, creada y dirigida por el emir y su parentela, es patrocinadora del Club de Fútbol Barcelona.

Según MEMRI, Alí Bin Fatis Al-Muri, Fiscal General de Catar, defendió en la cadena Al-Jazeera el 29 de febrero la pena de amputación para castigar el delito de robo, lo que evidencia su perfecta sintonía ideológica con el emir y Yusuf Al-Qaradawi, inspirador de un albañal islamista conocido como “Fundación Catar”.

Si Al-Muni predica las bondades de cortar manos y pies, el extravagante Al-Qaradawi, personaje conocido por sus desvaríos, dedica loas a Hitler y llama al exterminio de judíos y homosexuales. Según este influyente “pensador”, Adolfo Hitler fue un instrumento de Alá: "A través de la historia, Alá ha ido imponiendo castigos a los judíos por su corrupción(...)El último castigo fue Hitler, que les intentó poner en su lugar(...)Fue un castigo divino". Sobre los judíos, se ha expresado en los siguientes términos:"¡Oh Alá, no dejes ni  un solo judío vivo. Cuéntalos y mátalos a todos!”; y con la misma contundencia se ha manifestado respecto a la homosexualidad: “Es una práctica depravada, inaceptable  para el islam, y punible con pena de muerte”.

En su momento, los socios del club aceptaron el patrocinio y los 160 millones de euros de la Fundación. Guardiola, que había residido en el emirato durante dos años, dijo sin rubor: “Catar es el país más abierto del mundo islámico y el que más cerca está de las democracias occidentales”. Ahora, los jugadores del Barcelona lucen en sus camisetas el logo de esa institución repugnante, que no deja de ser la prolongación propagandística de un sistema medieval dedicado a la práctica de la tortura y la más atroz represión.

Hace unos días, el Fiscal General de Catar anunciaba buenas amputaciones.. y quién sabe si sueña con la imposición de la pena de lapidación en un futuro próximo. Tal vez, Alá sabe, puede que lleguemos a ver a los ejecutores de la ley de Mahoma vistiendo la camiseta de Messi, como muestra de modernidad y admiración al club, mientras cortan la mano y el pie de un ladronzuelo al alarido de “Alá es grande”.

 

 

 

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.