Header Ads

¿El flato y los gases vaginales invalidan la ablución en el islam?

Por Dazibao-Ñ-/
Cada vez que realizo la ablución siento una sensación incómoda en la vagina y el ano. No son exactamente gases, pero ,sin embargo, siento como una especie de gas o aire adentro de mis partes íntimas, un gas que no sale sino que permanece allí. ¿Debo repetir la ablución a causa de esto? Es muy difícil para mí, ya que continuamente tengo este problema y  realizo la ablución al menos cinco veces antes de orar solo una de mis oraciones. ¿Esta sensación incómoda anula la ablución (wudu)?

Esta es una de las muchas e inquietantes preguntas que los creyentes de Alá formulan en  Islam, preguntas y respuestas, una web dirigida por los más prestigiosos  jurisconsultos musulmanes.

El presente caso fue resuelto por el Consejo Permanente de Sabios Jurisprudentes, organismo experto en tan delicadas cuestiones, que emitió el siguiente veredicto:

“Alabado sea Allah.

Ninguna persona debe dejar de orar hasta tanto no tenga la certeza de que algo ha salido de su cuerpo (pedo). No debe usted prestar atención a esos susurros ya que provienen de Satán (...) El mensajero de Alá dijo: “No dejes de orar hasta tanto no oigas un sonido o percibas un olor” (...) Pero si la persona tiene la certeza de que algo ha salido de su cuerpo, entonces su ablución se ha anulado. Si la persona se ve obligada a enfrentarse a  esos susurros, debe ignorarlos y suponer que está en estado de pureza (taahir), porque si piensa demasiado en el tema, los susurros persistirán”. Evidentemente, por “susurros” debemos entender las palabras del Malvado que salen por el “tuerto” en feliz expresión quevediana.

Los sabios jurisprudentes, que confunden un vulgar, breve, ronco y abrupto cuesco con el discurseo del Maligno, finalizan su pieza de ciencia jurídica declarando:

“Con respecto a los gases que salen de la vagina de una mujer, declaramos que no anulan la ablución (wudu). El Consejo Permanente de Sabios Jurisprudentes recibió una pregunta relacionada con estos gases durante la oración. La respuesta fue que no anulan la ablución (wudu) porque no vienen de un lugar impuro, a diferencia de aquellos que salen del ano.

El islam tiene muchas facetas; algunas son criminales y otras genuinamente grotescas como las relacionadas con las cosas del culo y sus vientos. Ojalá, siguiendo el soplo de tales vientos, se vayan a otros lares lejanos los indeseables imanes que amenazan a Occidente con sus vómitos radicales, sus supersticiones y risibles delirios

 

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.