publi

Por Dazibao-Ñ-/
Javier Novell, obispo de Solsona, después de haber afirmado recientemente que no descarta acercar el Evangelio a los musulmanes ha recibido duras críticas. Las censuras proceden de “curas progresistas”, la cochambre izquierdista y los imanes leridanos.

El obispo afirmó el pasado domingo en su glosa semanal: “En nuestro trabajo evangelizador no hemos de descartar el anuncio de la fe a los musulmanes que habiten en nuestros pueblos y ciudades” (...)  “Si Cristo es el único salvador, también lo es para las personas que profesan el islam y por lo tanto tenemos que pretender su conversión al cristianismo”. 

En respuesta a las declaraciones del obispo un sacerdote de la diócesis llamado  José Vila, vocero del “progresista” Forum Ondara, ha manifestado: “Lo que plantea el obispo es imposible, aunque predicar, puede predicar...Sin duda, el obispo Novell agradecerá a su sacerdote que le permita predicar el Evangelio en los límites de la diócesis, aunque no se sabe si tanta liberalidad  permitirá al prelado condenar el aborto en presencia de ciertos clérigos gerundenses o afear algunas conductas non sanctas practicadas en Montserrat.

La idea de que un ciudadano español pretenda anunciar la fe de Cristo en España no ha gustado a los imanes; Houzi, el imán bígamo de Lérida, famoso por sus virulentos sermones, se ha limitado a decir lacónicamente: “No quiero hablar”. Evidentemente, es perfectamente entendible que el vociferante agareno quiera expresarse libremente sin la presencia de testigos inoportunos.  Por su parte, el presidente de Atlas Magreb en Lérida, Omar Charah, se ha referido a las palabras de obispo en estos términos: “Está fuera de lugar ¿Vamos a volver a las cruzadas?” Y otro representante muslim, presidente de Magrebaida, ha sentenciado airado: "Al obispo no le será fácil convertir a los musulmanes”. Por supuesto, no podía faltar la nota cómica y esperpéntica de una gacetillera del cochambroso El Periódico, que inicia su tóxico y censorio artículo sobre la palabras de Novell con un “moriscos del siglo XXI”.

Qué caterva: imanes radicales, curas “progresistas” y risibles representantes de la prensa tóxica de izquierdas. Y ninguno de estos perroflautas alude a las penas privativas de libertad que se imponen en Marruecos a quienes convierten al cristianismo a un musulmán, como también omiten que el abandono del islam  en el sultanato no se admite legalmente. Curiosa parajoda, los radicales extranjeros marroquíes, saudíes o iraníes pueden propagar su dudosa fe en España, pero un español no “debe” enseñar el cristianismo a los muslimes que se encuentran en nuestro país, según algunos curas y casposos izquierdistas.

 

 

El obispo de Solsona quiere anunciar el Evangelio a los musulmanes

Por Dazibao-Ñ-/
Javier Novell, obispo de Solsona, después de haber afirmado recientemente que no descarta acercar el Evangelio a los musulmanes ha recibido duras críticas. Las censuras proceden de “curas progresistas”, la cochambre izquierdista y los imanes leridanos.

El obispo afirmó el pasado domingo en su glosa semanal: “En nuestro trabajo evangelizador no hemos de descartar el anuncio de la fe a los musulmanes que habiten en nuestros pueblos y ciudades” (...)  “Si Cristo es el único salvador, también lo es para las personas que profesan el islam y por lo tanto tenemos que pretender su conversión al cristianismo”. 

En respuesta a las declaraciones del obispo un sacerdote de la diócesis llamado  José Vila, vocero del “progresista” Forum Ondara, ha manifestado: “Lo que plantea el obispo es imposible, aunque predicar, puede predicar...Sin duda, el obispo Novell agradecerá a su sacerdote que le permita predicar el Evangelio en los límites de la diócesis, aunque no se sabe si tanta liberalidad  permitirá al prelado condenar el aborto en presencia de ciertos clérigos gerundenses o afear algunas conductas non sanctas practicadas en Montserrat.

La idea de que un ciudadano español pretenda anunciar la fe de Cristo en España no ha gustado a los imanes; Houzi, el imán bígamo de Lérida, famoso por sus virulentos sermones, se ha limitado a decir lacónicamente: “No quiero hablar”. Evidentemente, es perfectamente entendible que el vociferante agareno quiera expresarse libremente sin la presencia de testigos inoportunos.  Por su parte, el presidente de Atlas Magreb en Lérida, Omar Charah, se ha referido a las palabras de obispo en estos términos: “Está fuera de lugar ¿Vamos a volver a las cruzadas?” Y otro representante muslim, presidente de Magrebaida, ha sentenciado airado: "Al obispo no le será fácil convertir a los musulmanes”. Por supuesto, no podía faltar la nota cómica y esperpéntica de una gacetillera del cochambroso El Periódico, que inicia su tóxico y censorio artículo sobre la palabras de Novell con un “moriscos del siglo XXI”.

Qué caterva: imanes radicales, curas “progresistas” y risibles representantes de la prensa tóxica de izquierdas. Y ninguno de estos perroflautas alude a las penas privativas de libertad que se imponen en Marruecos a quienes convierten al cristianismo a un musulmán, como también omiten que el abandono del islam  en el sultanato no se admite legalmente. Curiosa parajoda, los radicales extranjeros marroquíes, saudíes o iraníes pueden propagar su dudosa fe en España, pero un español no “debe” enseñar el cristianismo a los muslimes que se encuentran en nuestro país, según algunos curas y casposos izquierdistas.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada