publi

Por Dazibao-Ñ-/
Farshid Fathi, pastor protestante de 33 años y origen musulmán, ha sido condenado a 6 años de prisión. Durante 16 meses permaneció encarcelado y en régimen de aislamiento sin acusación previa. Su estado de salud, según afirman defensores de los Derechos Humanos, se encuentra muy deteriorada a causa de los malos tratos sufridos durante su internamiento.

Quien es conocido popularmente como el  “Juez Muerte”, personaje hecho a imagen y semejanza del nórdico Breivic, encontró culpable a Fathi de los delitos de “ propaganda religiosa” y atentado contra la seguridad nacional. También los presuntos “ contactos” del cristiano con “países enemigos” merecieron la más severa de las censuras por parte del delincuente que le juzgó y sentenció. Aunque el proceso estuvo lleno de irregularidades, lo cierto es que la sentencia se ajusta a lo establecido en el siniestro ordenamiento jurídico de la República Islámica de Irán, que impone graves penas a quienes realizan “actos de propaganda religiosa”, como la introducción de la Biblia en el país y su distribución entre los musulmanes, circunstancia que provoca zozobra e inquietud espiritual entre los seguidores de Mahoma.

Los pastores protestantes Behnam Irani y Fathi, por compartir secretamente el Evangelio con sus compatriotas, han sido condenados a penas privativas de libertad de similar duración, y también han sufrido los mismos rigores carcelarios como palizas, amenazas y coacciones. Noorollah Qabitzade todavía languidece en una prisión debido al ejercicio de su ministerio, mientras que otro pastor, Youcef Nadarkhani, espera su ejecución en una lóbrega celda.

En Irán, el "Juez Muerte" condena a un cristiano a 6 años de prisión por el delito de "propaganda religiosa"

Por Dazibao-Ñ-/
Farshid Fathi, pastor protestante de 33 años y origen musulmán, ha sido condenado a 6 años de prisión. Durante 16 meses permaneció encarcelado y en régimen de aislamiento sin acusación previa. Su estado de salud, según afirman defensores de los Derechos Humanos, se encuentra muy deteriorada a causa de los malos tratos sufridos durante su internamiento.

Quien es conocido popularmente como el  “Juez Muerte”, personaje hecho a imagen y semejanza del nórdico Breivic, encontró culpable a Fathi de los delitos de “ propaganda religiosa” y atentado contra la seguridad nacional. También los presuntos “ contactos” del cristiano con “países enemigos” merecieron la más severa de las censuras por parte del delincuente que le juzgó y sentenció. Aunque el proceso estuvo lleno de irregularidades, lo cierto es que la sentencia se ajusta a lo establecido en el siniestro ordenamiento jurídico de la República Islámica de Irán, que impone graves penas a quienes realizan “actos de propaganda religiosa”, como la introducción de la Biblia en el país y su distribución entre los musulmanes, circunstancia que provoca zozobra e inquietud espiritual entre los seguidores de Mahoma.

Los pastores protestantes Behnam Irani y Fathi, por compartir secretamente el Evangelio con sus compatriotas, han sido condenados a penas privativas de libertad de similar duración, y también han sufrido los mismos rigores carcelarios como palizas, amenazas y coacciones. Noorollah Qabitzade todavía languidece en una prisión debido al ejercicio de su ministerio, mientras que otro pastor, Youcef Nadarkhani, espera su ejecución en una lóbrega celda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada