publi

"Los hombres, cuando están viendo el fútbol, se excitan y a veces pueden proferir palabras vulgares o hacer bromas soeces. No ayuda a la dignidad de la mujer ver el fútbol con los hombres. Las mujeres deberían dar las gracias por la prohibición".

El complejo Zendegi fue clausurado después de que desobedeciera a la norma, a pesar de recibir el comunicado de las autoridades estatales, indicó la agencia iraní ISNA.

Los partidos de la Eurocopa 2012 de fútbol en Polonia y Ucrania habían generado una gran expectativa en Irán.

Varios cines decidieron emitir los encuentros en sus pantallas, una práctica que ya fue habitual durante el Mundial 2010 y la Copa de Asia de 2011. Sin embargo, el jefe policial Bahman Kargar, de asuntos sociales, dispuso que las mujeres no puedan ver el certamen europeo en esas salas por "un ambiente inapropiado para ellas".

En Irán, las mujeres tienen actividades no permitidas por la ley u otras no autorizadas sin el permiso de su marido o su padre. Además, deben respetar la indumentaria islámica y evitar los lugares donde puedan enfrentarse a situaciones "vulgares", motivo este último por el que se procedió a la prohibición por parte de la policía de moralidad.

"Es una situación inapropiada, que hombres y mujeres vean juntos los partidos de fútbol", había declarado Bahman Kargar, encargado de asuntos sociales en la policía.

Cierran un cine en Irán por vender entradas a las mujeres

"Los hombres, cuando están viendo el fútbol, se excitan y a veces pueden proferir palabras vulgares o hacer bromas soeces. No ayuda a la dignidad de la mujer ver el fútbol con los hombres. Las mujeres deberían dar las gracias por la prohibición".

El complejo Zendegi fue clausurado después de que desobedeciera a la norma, a pesar de recibir el comunicado de las autoridades estatales, indicó la agencia iraní ISNA.

Los partidos de la Eurocopa 2012 de fútbol en Polonia y Ucrania habían generado una gran expectativa en Irán.

Varios cines decidieron emitir los encuentros en sus pantallas, una práctica que ya fue habitual durante el Mundial 2010 y la Copa de Asia de 2011. Sin embargo, el jefe policial Bahman Kargar, de asuntos sociales, dispuso que las mujeres no puedan ver el certamen europeo en esas salas por "un ambiente inapropiado para ellas".

En Irán, las mujeres tienen actividades no permitidas por la ley u otras no autorizadas sin el permiso de su marido o su padre. Además, deben respetar la indumentaria islámica y evitar los lugares donde puedan enfrentarse a situaciones "vulgares", motivo este último por el que se procedió a la prohibición por parte de la policía de moralidad.

"Es una situación inapropiada, que hombres y mujeres vean juntos los partidos de fútbol", había declarado Bahman Kargar, encargado de asuntos sociales en la policía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada