publi

Por Dazibao-Ñ-/
Un carnicero egipcio mata a su mujer, procede a su despiece y  vende  su carne al público

Según informa Emirates247, un carnicero asesinó a su esposa después de haber mantenido con ella una acalorada discusión; luego, la despedazó y vendió  trozos de su carne como si fueran de cordero a  230 piastras el kilo. Sin embargo, un experto consumidor, sospechando que la vianda no era de cordero, envió a la policía una muestra para que procediera a su análisis. Fue entonces cuando se descubrió que la carne del presunto cordero era humana, por lo que se procedió a la inmediata detención del irascible mahometano. Durante diferentes registros, se encontró la cadera de la mujer en la nevera de la carnicería y diferentes partes del cuerpo en el domicilio conyugal. Tras ser hábilmente interrogado por la policía, el carnicero confesó su crimen, pero manifestó en su descargo que la mató porque era desobediente.

Los habituales clientes del comercio que han degustado la carne de la víctima, por evidentes motivos de conciencia, se estarán preguntando si el carnicero sacrificó a su mujer siguiendo el rito halal, pero en las informaciones ofrecidas por diversos medios nada se dice al respecto, aunque siendo el homicida un profesional del sector es fácil deducir que degolló a su  víctima según el rito tradicional, por lo que los parroquianos no deberían sentir escrúpulos religiosos

También en Egipto, otro iracundo muslim ha asesinado a su mujer desobediente, cosa que es contraria al islam, puesto que el Profeta sólo indicó que la mujer díscola debía ser aleccionada a golpes, pero no asesinada salvo en determinados casos.

Según el diario Ahram, un egipcio, cuyo nombre no ha sido facilitado, obligó a desnudarse a su esposa; luego, la golpeó y apuñaló. La policía, alertada por los vecinos, llegó al lugar del suceso y encontró el cadáver de una mujer ensangrentado y lleno de moratones. El asesino , tras ser detenido, confesó a la policía: “La maté porque llegó tarde del mercado”.

El electorado egipcio ha encontrado sumamente atractivo el mensaje de los Hermanos Musulmanes: la mujer debe ser reducida a la condición de animal doméstico, el sistema democrático occidental es maligno y los disidentes políticos y religiosos deben ser exterminados. Sorprendentemente , las feministas y lesbianas progresistas no parecen muy dispuestas a personarse en la Plaza Tahrir en defensa de la condición femenina  para lanzar eslóganes como: “Quiten sus Coranes de nuestros ovarios”,

 

 

Un carnicero egipcio mata a su mujer desobediente, la trocea y vende su carne a 230 piastras el kilo

Por Dazibao-Ñ-/
Un carnicero egipcio mata a su mujer, procede a su despiece y  vende  su carne al público

Según informa Emirates247, un carnicero asesinó a su esposa después de haber mantenido con ella una acalorada discusión; luego, la despedazó y vendió  trozos de su carne como si fueran de cordero a  230 piastras el kilo. Sin embargo, un experto consumidor, sospechando que la vianda no era de cordero, envió a la policía una muestra para que procediera a su análisis. Fue entonces cuando se descubrió que la carne del presunto cordero era humana, por lo que se procedió a la inmediata detención del irascible mahometano. Durante diferentes registros, se encontró la cadera de la mujer en la nevera de la carnicería y diferentes partes del cuerpo en el domicilio conyugal. Tras ser hábilmente interrogado por la policía, el carnicero confesó su crimen, pero manifestó en su descargo que la mató porque era desobediente.

Los habituales clientes del comercio que han degustado la carne de la víctima, por evidentes motivos de conciencia, se estarán preguntando si el carnicero sacrificó a su mujer siguiendo el rito halal, pero en las informaciones ofrecidas por diversos medios nada se dice al respecto, aunque siendo el homicida un profesional del sector es fácil deducir que degolló a su  víctima según el rito tradicional, por lo que los parroquianos no deberían sentir escrúpulos religiosos

También en Egipto, otro iracundo muslim ha asesinado a su mujer desobediente, cosa que es contraria al islam, puesto que el Profeta sólo indicó que la mujer díscola debía ser aleccionada a golpes, pero no asesinada salvo en determinados casos.

Según el diario Ahram, un egipcio, cuyo nombre no ha sido facilitado, obligó a desnudarse a su esposa; luego, la golpeó y apuñaló. La policía, alertada por los vecinos, llegó al lugar del suceso y encontró el cadáver de una mujer ensangrentado y lleno de moratones. El asesino , tras ser detenido, confesó a la policía: “La maté porque llegó tarde del mercado”.

El electorado egipcio ha encontrado sumamente atractivo el mensaje de los Hermanos Musulmanes: la mujer debe ser reducida a la condición de animal doméstico, el sistema democrático occidental es maligno y los disidentes políticos y religiosos deben ser exterminados. Sorprendentemente , las feministas y lesbianas progresistas no parecen muy dispuestas a personarse en la Plaza Tahrir en defensa de la condición femenina  para lanzar eslóganes como: “Quiten sus Coranes de nuestros ovarios”,

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada