publi

Una viuda afgana ha sido ejecutada públicamente a tiros por un grupo de talibanes tras ser acusada de adulterio en el noroeste de Afganistán.

La mujer, que estaba embarazada, había sido obligada a abortar antes de recibir doscientos latigazos y ser ejecutada en público a tiros en el distrito de Qadis, situado en la provincia de Badghis, según ha dicho el jefe de Policía de ese distrito, Abdul Ghafoor.

Revela la BBC que la asesinada mantenía una relación con un hombre con quien supuestamente pretendía casarse, pero este la engañó y escapó a Irán.

Hay otras versiones. Una de ellas, que había sido seducida por dos jefes islámicos y que la tirotearon en público para zanjar la disputa este los dos fanáticos

En cualquier caso, lo evidente es que un grupo talibán liderado por un mulá llamado Yusif arrestó a la joven, a quien los insurgentes habían mantenido bajo custodia durante cuatro días.



“Era una viuda. Los tribunales, en ese caso, no sentencian a muerte”, ha indicado Sima Samar, presidenta de la Comisión Afgana independiente de Derechos Humanos. “Es una violación de los derechos humanos. Incluso de ser condenada, tenemos tribunales para tratar ese tipo de sucesos”.

El portavoz del gobierno provincial identificó a la víctima como Najiba, y dijo que era una mujer casada de 22 años que había sido apresada por los talibán tras mantener relaciones sexuales con un comandante talibán de su poblado, Oimchok, en el distrito de Shinwari.

LA JUSTICIA ISLÁMICA

Los talibanes recurrieron a menudo a las lapidaciones públicas y latigazos para castigar el sexo extramatrimonial durante su estancia en el poder entre los años 1996 y 2001.

El adulterio sigue estando penado con la muerte en países como Irán, Arabia Saudí o Afganistán, país este último donde los insurgentes talibanes intentan derrocar al Gobierno en su lucha contra las tropas internacionales desplegadas en el territorio.

¿Mujer que simpatiza con el Islam? Así tratan los musulmanes a las mujeres

Una viuda afgana ha sido ejecutada públicamente a tiros por un grupo de talibanes tras ser acusada de adulterio en el noroeste de Afganistán.

La mujer, que estaba embarazada, había sido obligada a abortar antes de recibir doscientos latigazos y ser ejecutada en público a tiros en el distrito de Qadis, situado en la provincia de Badghis, según ha dicho el jefe de Policía de ese distrito, Abdul Ghafoor.

Revela la BBC que la asesinada mantenía una relación con un hombre con quien supuestamente pretendía casarse, pero este la engañó y escapó a Irán.

Hay otras versiones. Una de ellas, que había sido seducida por dos jefes islámicos y que la tirotearon en público para zanjar la disputa este los dos fanáticos

En cualquier caso, lo evidente es que un grupo talibán liderado por un mulá llamado Yusif arrestó a la joven, a quien los insurgentes habían mantenido bajo custodia durante cuatro días.



“Era una viuda. Los tribunales, en ese caso, no sentencian a muerte”, ha indicado Sima Samar, presidenta de la Comisión Afgana independiente de Derechos Humanos. “Es una violación de los derechos humanos. Incluso de ser condenada, tenemos tribunales para tratar ese tipo de sucesos”.

El portavoz del gobierno provincial identificó a la víctima como Najiba, y dijo que era una mujer casada de 22 años que había sido apresada por los talibán tras mantener relaciones sexuales con un comandante talibán de su poblado, Oimchok, en el distrito de Shinwari.

LA JUSTICIA ISLÁMICA

Los talibanes recurrieron a menudo a las lapidaciones públicas y latigazos para castigar el sexo extramatrimonial durante su estancia en el poder entre los años 1996 y 2001.

El adulterio sigue estando penado con la muerte en países como Irán, Arabia Saudí o Afganistán, país este último donde los insurgentes talibanes intentan derrocar al Gobierno en su lucha contra las tropas internacionales desplegadas en el territorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada