Header Ads

Una fatua prohíbe a los sacerdotes egipcios utilizar el transporte público

Por Dazibao-Ñ-/
En Egipto, los taxistas y conductores de autobuses ya no podrán aceptar como pasajeros a sacerdotes cristianos. La prohibición ha sido impuesta por una fauta emitida por un líder salafista.

El prestigioso jurisconsulto egipcio Yassir Al-Burhami, destacado miembro del movimiento salafista, se dedica profesionalmente a la busca y captura de los musulmanes que abandonan la secta de Mahoma, para ilustrarlos sin contemplaciones sobre su delito. Diariamente, el ínclito, vocifera su odio hacia los judíos y ha declarado que los cristianos son infieles, por lo que Alá los maldice. También ha prohibido el referido seguidor de los embustes de Mahoma el Día de la Madre (sólo Alá sabe por qué oculto motivo) ... y cuando su estreñimiento espiritual se hace más duro evacua fatuas.

La última fatua dictada por Burhami , cotorra islámica de verbo florido, prohíbe terminantemente que taxistas y conductores de autobús trasladen a sacerdotes coptos a las iglesias, por cuanto tales lugares son, asegura la aludida vieja de sexo masculino, antros de disipación peores que las tabernas donde se expenden bebidas alcohólicas.

Las palabras de Burhami, agareno con apariencia de recién amortajado, recuerdan los desvaríos y delirios de los primeros activistas de la secta mahometna, como Ibn Taymiyya y Qayyim  Ibn Qayyim de Ibn, quienes declararon ser los templos de culto cristiano lo más parecido a tabernas y burdeles, donde se exalta la inmoralidad y la infidelidad a Alá.

El cerco se va estrechando contra 10 millones de cristianos. Las amenazas de imanes y dirigentes políticos salafistas son explícitas, tanto como las que expresaron los delincuentes nacional-socialistas en su tiempo contra los judíos . Los amigos del “apaciguamiento” siguen besando el conjunto de ambas nalgas de los genocidas. La Historia se repite.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.