Header Ads

"La violación y el matrimonio de menores no es importante", ha afirmado la ministra marroquí de la Mujer y la Familia.

Por Dazibao-Ñ-/

En los países islámicos el estatus mujeril sigue mejorando. Y ejemplo de ello es que Bassima Hakkaoui  es la titular de un ministerio en Marruecos, aunque su cometido es el de repetir los mensajes más infames de los atrabiliarios islamitas del sultanato.


[caption id="attachment_198187" align="alignright" width="300"]Bassima Hakkaoui Bassima Hakkaoui[/caption]

La ministra marroquí, torpe y de escasas luces, afirmó en mayo, ante los fanáticos parlamentarios del partido Justicia y Desarrollo, sin asomo de rubor: “El tema del abuso sexual infantil ha sido explotado políticamente por algunas asociaciones(...) lo que ha producido un enorme prejuicio a la imagen de Marruecos en el extranjero”. Y añadió: “La cuestión del matrimonio de  menores de edad (niñas) debe estar en la mesa de discusión..." Con estas últimas palabras, la ministra pretende que la mujer sea considerada apta para el consumo sexual a una edad más temprana que la establecida actualmente en los dominios del sultán marroquí. Evidentemente, en la mente de semejante acémila está presente el hadiz referido a  la violación de Aisha por el "Profeta", hecho que ha justificado durante siglos la agresión sexual de niñas en las sociedades musulmanas. El suceso fue relatado, entre otros, por Al-Bujari:

"De Aisha, que Alá esté complacido con ella, que dijo:”El Profeta, al que Alá le dé Su gracia y paz, se casó conmigo cuando yo tenía seis años. Entonces vinimos a Medina y me alojé entre los Banu Hariz Ibn Jazray. En esos días contraje una enfermedad y se me cayó el pelo. Y cuando volví a tener una abundante melenita vino a mí mi madre, Umm Ruman, mientras yo estaba columpiándome en compañía de unas amigas; y me llamó y acudí a ella sin saber lo que quería. Entonces me tomó de la mano y me llevó hasta la puerta de la casa. Yo estaba sin aliento; y cuando lo recuperé, tomó algo de agua y me la pasó por la cara y el pelo. Luego me hizo entrar en la casa, en la que había unas mujeres de los Ansar que dijeron:”Que sea con bien, con baraka (bendición) y con buenos auspicios”; y me entregó a ellas y me prepararon (para el matrimonio). Por la mañana vino de repente el Mensajero de Alá, al que Alá le dé Su gracia y paz, y mi madre me entregó a él. En aquel momento yo era una niña de nueve años”.

Las observaciones de la ministra, calificadas por sectores feministas como propias de una tonta útil y criatura alienada, fueron proferidas después de producirse el suicidio de Amina al-Filali, una joven de 16 años, que prefirió poner fin a sus días antes que contraer  matrimonio con su violador. El caso de Amina produjo  cierta polémica relativa a las viejas costumbres y tradiciones islámicas imperantes en el sultanado, aunque pronto cesó ya que la sociedad marroquí apoya mayoritariamente a los radicales defensores de los antiguos vicios.

Bassima, ministra marroquí de aspecto orondo y lustroso, cree que la violación y el matrimonio de menores carece de importancia; acusa a quienes denuncian tales actos de ser  "difamadores del honor nacional" ...y como fiel mahometana se muestra seducida por  el ejemplo de Aisha, la esposa predilecta del Mensajero de Alá, que es definida por los muslimes como Madre de los Creyentes, pese a no haber podido tener descendencia a causa de su salvaje violación siendo tan niña.

 

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.