Header Ads

Cinco musulmanes violan repetidamente y asesinan a una niña cristiana en Pakistán

Otro escalofriante caso de violencia contra cristianos por parte de musulmanes se sucede en Pakistán: el de la adolescente cristiana Muqadas Kainat, que fue violada por cinco hombres y asesinada brutalmente en los alrededores de la ciudad de Sahiwal, en Punjab. Se trata de un nuevo episodio de violencia, que reclama la atención sobre la larga hilera de abusos sufridos por los niños y muchachos cristianos en Pakistán. El episodio tuvo lugar el 14 de agosto pasado, pero la Agencia Fides ha sido informada por fuentes locales sólo ayer, día 27 de agosto, en vísperas precisamente de la audiencia ante la corte por el caso de Rimsha Masih.

Muqadas Kainat, 15 años, era hija de Rafique Masih, un obrero cristiano humilde, empleado en uno de los muchos hornos para la fabricación de ladrillos de arcilla, dispersos en las llanuras del Punjab. En la fábrica, que pertenece a la sociedad “Al-Ghani Bricks Company”, ubicada en la zona de Sahiwal, Rafique Masih trabajaba con su esposa y sus siete hijos, entre ellos la más joven, Muqadas. La familia vive en las cercanías.

El 14 de agosto, la chica salio de casa y no regresó. A pesar de la búsqueda de los miembros de la familia, no fue encontrada. El 15 de agosto, un trabajador de la fábrica dijo que había recibido una llamada anónima diciendo que la niña estaba en un campo cercano. Una vez avisada la policía, la investigación condujo al descubrimiento del cadáver de Muqadas Kainat. La autopsia ha determinado que la niña fue violada múltiples veces, por al menos cinco hombres y luego fue estrangulada.

Se ha presentado denuncia contra los desconocidos (First Information Report) pero “todavía no se ha arrestado a ningún culpable”, declara a la agencia Fides el Pastor y abogado Mushtaq Gill, presidente de la ONG cristiana LEAD (Legal Evangelical Association Development) que está proporcionando asistencia jurídica a la familia. El miedo de la comunidad cristiana local conmocionada por lo ocurrido, es que el crimen quede impune.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.