publi

El sindicato más representativo en la Policía Nacional, el SUP, ha pedido por escrito a la Dirección General que elabore una normativa que esclarezca las dudas existentes en el Cuerpo acerca de cómo actuar para identificar a las musulmanas que usan hiyab o el burka “debido a los problemas suscitados cuando estas mujeres pretenden acceder a las comisarías para denunciar o hacer otras gestiones”.

El Sindicato Unificado de Policía considera que “se ha incrementado el número de ciudadanas que acuden a las dependencias policiales a realizar diversas gestiones vistiendo hiyab o burka”, lo que puede dificultar su identificación “plena”.

La central entiende que la ausencia de unas normas especíicas al respecto hacen que se den “diversas formas de actuación” por parte de los agentes para garantizar la “prevención de la seguridad de las instalaciones policiales”.

Las mujeres musulmanas pueden desde 2009 portar el velo islámico en la fotografía que aparece en su documentación oficial (pasaporte o DNI) siempre que deje el rostro “completamente al descubierto”. Hace tres años, se dictó una Instrucción en ese sentido para dar “una mayor claridad, tanto para los ciudadanos como para los funcionarios encargados de la tramitación” de estas credenciales.

Las reglas no están tan claras, sin embargo, cuando de permitir o no el paso a dependencias policiales se trata. Los conflictos registrados en las comisarías de localidades catalanas como Mataró han llevado al SUP a solicitar una regulación que, entiende, debe emanar del poder político para prevenir su extensión y erradicar controversias.

La Dirección General de Policía ha asegurado a los medios nacionales que no conoce “ninguna incidencia grave” relacionada con la identificación de mujeres de confesión islámica que llevan hiyab o burka.

Tanto el PP como el PSOE han sido reacios hasta ahora a impulsar en España la elaboración de una Ley para regular el uso del velo islámico en público. En Bélgica se prohibió el año pasado el uso del burka y el niqab en espacios públicos, como en Francia, donde en 2004 vetó su utilización en los centros públicos y en 2011 la extendió a todos los espacios públicos.

Italia cuenta desde más de 30 años con una ley antiterrorista que prohíbe llevar la cara y cabeza completamente tapadas en espacios públicos, ya sea con velos o con cascos.

España, país de chirigota: La Policía Nacional pide instrucciones para identificar a las mujeres con velo

El sindicato más representativo en la Policía Nacional, el SUP, ha pedido por escrito a la Dirección General que elabore una normativa que esclarezca las dudas existentes en el Cuerpo acerca de cómo actuar para identificar a las musulmanas que usan hiyab o el burka “debido a los problemas suscitados cuando estas mujeres pretenden acceder a las comisarías para denunciar o hacer otras gestiones”.

El Sindicato Unificado de Policía considera que “se ha incrementado el número de ciudadanas que acuden a las dependencias policiales a realizar diversas gestiones vistiendo hiyab o burka”, lo que puede dificultar su identificación “plena”.

La central entiende que la ausencia de unas normas especíicas al respecto hacen que se den “diversas formas de actuación” por parte de los agentes para garantizar la “prevención de la seguridad de las instalaciones policiales”.

Las mujeres musulmanas pueden desde 2009 portar el velo islámico en la fotografía que aparece en su documentación oficial (pasaporte o DNI) siempre que deje el rostro “completamente al descubierto”. Hace tres años, se dictó una Instrucción en ese sentido para dar “una mayor claridad, tanto para los ciudadanos como para los funcionarios encargados de la tramitación” de estas credenciales.

Las reglas no están tan claras, sin embargo, cuando de permitir o no el paso a dependencias policiales se trata. Los conflictos registrados en las comisarías de localidades catalanas como Mataró han llevado al SUP a solicitar una regulación que, entiende, debe emanar del poder político para prevenir su extensión y erradicar controversias.

La Dirección General de Policía ha asegurado a los medios nacionales que no conoce “ninguna incidencia grave” relacionada con la identificación de mujeres de confesión islámica que llevan hiyab o burka.

Tanto el PP como el PSOE han sido reacios hasta ahora a impulsar en España la elaboración de una Ley para regular el uso del velo islámico en público. En Bélgica se prohibió el año pasado el uso del burka y el niqab en espacios públicos, como en Francia, donde en 2004 vetó su utilización en los centros públicos y en 2011 la extendió a todos los espacios públicos.

Italia cuenta desde más de 30 años con una ley antiterrorista que prohíbe llevar la cara y cabeza completamente tapadas en espacios públicos, ya sea con velos o con cascos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada