Header Ads

Irak: al menos 70 muertos en una cadena de atentados

Insurgentes del Estado Islámico de Irak también han dicho que sus suicidas atacaron una unidad antiterrorista en Bagdad en agosto para intentar liberar a prisioneros detenidos allí. La policía logró evitar la ofensiva y matar a los atacantes.

La serie de explosiones y tiroteos a lo largo del país ocurre días antes de que finalice en Ramadán. Temen que haya crecido el poder de Al Qaeda tras el retiro del Ejército de los EEUU.

En la peor de las explosiones que comenzaron en la mañana de este jueves y culminaron en la noche, al menos 27 personas murieron cuando un coche bomba estalló fuera de un café en el distrito Zafraniya de Bagdad mientras los iraquíes salían a las calles para poner fin a su ayuno diario durante el mes musulmán sagrado de Ramadán.

Poco antes, otra bomba estalló en una concurrida esquina afuera de una popular heladería en el distrito mayoritariamente chiíta de Ciudad Sadr, dejando 16 muertos y otros 40 heridos, dijeron la policía y funcionarios de un hospital.

"Yo estaba sentado en el café cuando sentí un fuerte brillo, como electricidad, en mis ojos, y una enorme explosión. Después de eso desperté en el hospital con heridas en mis brazos y fragmentos de metralla en mi espalda", relató Amjad Saad, de 23 años, un estudiante universitario.

Ningún grupo se adjudicó la responsabilidad por los ataques del jueves, pero una rama local de Al Qaeda y otros grupos radicales sunitas han realizado al menos una incursión importante por mes desde que los últimos soldados estadounidenses se retiraron en diciembre.

La rama local de Al Qaeda, el Estado Islámico de Irak, dice que comenzó una nueva ofensiva y expertos en seguridad afirman que se ha beneficiado por la llegada de combatientes islamistas dinero a la vecina Siria.

La seguridad se ha incrementado antes del fin de Ramadán la semana próxima, un período en el que los analistas creen que los insurgentes pueden intentar realizar un ataque importante coordinado.

Anteriormente en el día, la explosión de un coche bomba mató a seis civiles y provocó heridas a 28 personas en el distrito de Husainiya en Bagdad, de mayoría chiíta, dijeron fuentes de la policía y hospitalarias. Justo al norte de la capital, en Taji, otro coche bomba dejó un muerto y nueve heridos.

Otros seis policías y soldados del Ejército murieron en el norte de la capital, víctimas de hombres armados que dispararon contra su puesto de seguridad desde dos vehículos que pasaron a alta velocidad, dijo la policía.

Cuatro coches bomba explotaron en la ciudad de Kirkuk, a 250 kilómetros al norte de Bagdad, provocando la muerte de dos personas y dejando 18 heridos, según fuentes policiales y sanitarias.

Kirkuk, ubicada sobre grandes reservas de petróleo, está en el corazón de una disputa entre el Gobierno central de Bagdad y la autónoma región del Kurdistán. Ambos reclaman la ciudad como parte del territorio que controlan.

Los ataques ocurridos durante la noche contra puestos de control policial en las ciudades de Baquba y Faluya mataron a seis policías y dejaron 13 heridos, dijeron fuentes de la policía y de un hospital. Hubo coches bomba, tiroteos y otro tipo de bombas -usualmente explosivos pegados a automóviles con un imán- en otras ciudades.

Los insurgentes sunitas han lanzado una serie de ataques contra objetivos chiítas para intentar reavivar la violencia sectaria que dejó a decenas de miles de personas muertas en el 2006-2007 y minar el Gobierno del país liderado por chiítas.

Insurgentes del Estado Islámico de Irak también han dicho que sus suicidas atacaron una unidad antiterrorista en Bagdad en agosto para intentar liberar a prisioneros detenidos allí. La policía logró evitar la ofensiva y matar a los atacantes.

Las fuerzas de seguridad de Irak son vistas generalmente como capaces de contener a los insurgentes, pero una crisis entre facciones chiítas, sunitas y kurdas está alimentando las tensiones sectarias y paralizando su Gobierno compartido.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.