Header Ads

Nuevo boletín yihadista de Ansar Al-Dine en Mali

Monitorización Yihadismo y Salafismo 
El 8 de agosto en el foro yihadista “As Ansar”, se publicó en árabe y francés el primer número del “Boletín de Información”, realizado por el grupo salafista implantado en el norte de Mali “Ansar Al-Dine”, bajo la producción de “L’Agence Le Grand Sahara” y correspondiente al mes de Ramadán del año 1433 (calendario musulmán).

En sus cuatro páginas, hay cinco artículos, estructurados de forma cronológica y unos contenidos con clara finalidad propagandística, evitando menciones perjudiciales para los islamistas e intentando transmitir la complicidad, colaboración e incluso entusiasmo de la población local.


Haciendo un repaso al despliegue de movimientos insurgentes en el norte de Mali, los elementos de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) se situarían en la región noreste de Adrar, el Movimiento para la Unidad y la Yihad en África Occidental (MUJAO) un poco más al sur en Kidal, los rebeldes tuaregs del Movimiento Nacional de Liberación de Azawad (MNLA), en la zona de Gao más al sur que los anteriores, y por último los salafistas de Ansar Al-Dine que ocupan algo más al oeste la región de Tombuctú.

El primer artículo relata la conquista de Gao por los muyahidines, quienes son presentados como libertadores y protectores de los residentes de la zona, con cuya supuesta colaboración lograron expulsar a los tuaregs del MNLA a finales de junio, relatando la excelente disposición de los lugareños que ofrecían alimentos y bebidas a los islamistas, dedicándose incluso a recargar la munición de sus armas.

Aprovechan el segundo apartado para destacar la generosidad de los yihadistas, al liberar los prisioneros del MNLA capturados, sin especificar cuantos, aunque en la primera página citan al menos nueve. Antes de quedar en libertad, les explicaron los beneficios y bondades de la ley islámica o sharia, ante lo cual los tuaregs quedaron gratamente sorprendidos.


Prisioneros tuaregs


No hacen referencia en ningún momento a las manifestaciones que se están sucediendo en contra de la aplicación de la sharia, tras haber llevado a cabo diversas acciones como muertes por lapidación, mutilaciones, azotes y otras formas de violencia.

En el tercer artículo exponen como la población ha recibido felizmente la aplicación de la tolerante ley islámica, que ha servido para erradicar algunas conductas deleznables como el exhibicionismo (obligan a usar el hiyab), consumo de alcohol, la música, el tabaquismo y “otras cosas ilícitas que favorecen la inmoralidad y el vicio”.

Destacan que los muyahidines han proporcionado seguridad a todo el territorio en el cuarto artículo, cosa curiosa, ya que cuando había presencia gubernamental con ejército y policía, eran los mismos islamistas quienes traían la inseguridad. Mostrando un par de fotografías en las que dos vecinos han recuperado su moto y coche respectivamente.


Vehículos entregados a sus propietarios


Dicen haber instaurado un juez islamista en cada región para aplicar la sharia, y gracias a su constatada imparcialidad, son los mismos residentes locales quienes acuden voluntariamente para buscar justicia. En contraposición con “el corrupto sistema de gobierno maliense, dominado por la injusticia, tiranía, opresión, explotación del débil, favoritismo y tráfico de influencias”.

La libertad de prensa, a pesar de la falta de neutralidad de algunos medios, es el argumento del último apartado, citando como los reporteros pueden trabajar en todo el territorio sin distorsiones y aunque no lo citen, se supone que también sin miedo a ser secuestrados. En concreto, acusan a la cadena Al Jazeera de informar tendenciosamente al mencionar en un reportaje la procedencia tuareg del “comandante de las fuerzas de intervención rápida de Azawad” Omar Walid Hamad, rectificando que su ascendencia es árabe.


Comandante Omar Walid


El protagonismo del boletín corresponde a los “muyahidines” en general, que son mencionados de forma reiterada y constante, sin especificar afiliación con ningún grupo concreto. Solo al final se menciona en un par de ocasiones Ansar Al-Dine, como un movimiento islámico que sigue la metodología de la sunna y el consenso (principios salafistas), y que incluye entre sus filas personas de diferentes pueblos de la región y lejos de nacionalismos racistas y el tribalismo.

En conjunto, todo recuerda vagamente el antiguo lema de la Legión Extranjera ¡alístate y verás mundo! Veremos si este primer número del boletín tiene continuidad y la periodicidad del mismo.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.