publi


El Ministerio de Interior alemán ha lanzado una campaña contra la radicalización islámica de los musulmanes que no ha tardado en desatar la furia de las principales comunidades musulmanas de Alemania.

La campaña prevé repartir carteles escritos en alemán y turco con la imagen de jóvenes islamistas. Un texto al pie de la foto los invita a recurrir a un centro asistencial contra la radicalización, donde prometen ayudarlos.



"Es nuestro(a) hijo(a). Lo(a) echamos de menos, porque ya no es como antes. Tenemos mucho miedo de perderlo(a) totalmente y que se junte con fanáticos religiosos y grupos terroristas", reza el texto de cada cartel.

Los cuatro grupos prominentes musulmanes de Alemania -el Consejo Central de los Musulmanes, la Unión Turco-Islámica para Asuntos Religiosos, la Federación de Centros de Cultura Islámica y la Asociación Islámica de bosnios en Alemania – condenaron la iniciativa por considerarla una "incriminación colectiva" de los 4 millones de musulmanes que viven en el país.



El proyecto tampoco fue bien recibido por la oposición alemana. La socialdemócrata Aidan Ozoguz declaró que este proyecto sólo refuerza los prejuicios contra los musulmanes. Según ella, estos carteles crean la falsa sensación de que cualquier musulmán puede ser un terrorista.

Una campaña contra la radicalización islámica enfurece a los musulmanes alemanes


El Ministerio de Interior alemán ha lanzado una campaña contra la radicalización islámica de los musulmanes que no ha tardado en desatar la furia de las principales comunidades musulmanas de Alemania.

La campaña prevé repartir carteles escritos en alemán y turco con la imagen de jóvenes islamistas. Un texto al pie de la foto los invita a recurrir a un centro asistencial contra la radicalización, donde prometen ayudarlos.



"Es nuestro(a) hijo(a). Lo(a) echamos de menos, porque ya no es como antes. Tenemos mucho miedo de perderlo(a) totalmente y que se junte con fanáticos religiosos y grupos terroristas", reza el texto de cada cartel.

Los cuatro grupos prominentes musulmanes de Alemania -el Consejo Central de los Musulmanes, la Unión Turco-Islámica para Asuntos Religiosos, la Federación de Centros de Cultura Islámica y la Asociación Islámica de bosnios en Alemania – condenaron la iniciativa por considerarla una "incriminación colectiva" de los 4 millones de musulmanes que viven en el país.



El proyecto tampoco fue bien recibido por la oposición alemana. La socialdemócrata Aidan Ozoguz declaró que este proyecto sólo refuerza los prejuicios contra los musulmanes. Según ella, estos carteles crean la falsa sensación de que cualquier musulmán puede ser un terrorista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada