publi

Un sacerdote católico sirio es secuestrado, brutalmente torturado y asesinado por musulmanes

Según la Agencia Fides, el cadáver de Fadi Jamil Haddad ha sido encontrado “horriblemente torturado” en las afueras de la capital siria el jueves.  Sus captores habían exigido un rescate de 715.000 dólares por su liberación.

Un nuevo episodio de violencia anticristiana tuvo su epílogo el jueves, al ser encontrado el cuerpo sin vida de  Fadi Jamil Haddad, un  sacerdote católico de rito ortodoxo , en el distrito de Jaramana de la capital siria. La víctima fue secuestrada por un grupo armado “no identificado” cuando intentaba liberar a otro secuestrado. Por su liberación exigieron sus captores un precio: 715.000 dólares. Y al no poder reunir los cristianos una suma tan astronómica, Fadi Jamil, después de ser torturado con saña, fue asesinado de un tiro en la cabeza.

En Siria, donde el 10% de la población sigue siendo cristiana, más de 200 fieles de Cristo han sido asesinados por musulmanes; sus casas y comercios han sido asaltados, y las coacciones de que son objeto están propiciando un éxodo sin precedentes en los últimos siglos... como en Egipto e Irak.

La “primavera árabe”, generadora de todo tipo de violencias contra las minorías religiosas que sobreviven en las naciones musulmanas, amenaza con destruir el sistema plural que ha permitido a los cristianos vivir en paz, aunque con ciertas restricciones, porque en todo país mahometano los cristianos son ciudadanos de segunda clase. Y, curiosamente, entre los propaladores del descrédito del régimen sirio aparecen las potencias occidentales, “defensoras de la libertad religiosa”, que colaboran sumisas al servicio de las feroces teocracias suniés... como Arabia Saudí o Catar que intentan derrocar a Al-Assad para instaurar un sistema totalitario wahabita enemigo de la diversidad religiosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada