Header Ads

Una cristiana es secuestrada, forzada a convertirse al islam y obligada a casarse con su violador

Shumaila Bibi fue secuestrada el pasado mes de septiembre por Mahoma Jayed Iqbal, quien la violó y forzó su conversión a la fe mahometana. En octubre, la cautiva consiguió escapar y llegar a su hogar, pero Mahoma denunció a sus familiares por "haber secuestrado a Shumaila·" Los tribunales, probablemente, ordenarán el regreso de la cristiana al “domicilio conyugal”.

Según Asia News, Shumaila, trabajadora del sector textil de 24 años, fue secuestra a la salida de la fábrica  por Mahoma, joven de 26 años, en la localidad paquistaní de Faisalabad (Punjab).  Al día siguiente, el agresor sexual y 25 de sus familiares condujeron a Shumaila al despacho de un abogado, donde firmó “voluntariamente” un documento en el que abrazaba el islam y aceptaba a su secuestrador como marido.

Durante días, la cristiana fue violada y maltratada por su “cónyuge, un buen musulmán que la envió a una academia islámica para que fuera ilustrada en las enseñanzas del “Profeta”, lugar del que, finalmente, pudo huir para reunirse con su familia.

Cuando Mahoma se percató de la fuga de su “esposa” acudió a una comisaría de policía en la que denunció que Shumaila había sido “secuestrada”... por sus familiares, y aportó como prueba el documento que demostraba el matrimonio entre ambos y la preceptiva conversión “voluntaria” al islam de Shumaila. Los funcionarios de la corrupta policía paquistaní ante tales indicios iniciaron una investigación y elevaron su informe al tribunal competente, que deberá dilucidar si la secuestrada, pese a sus deseos manifestados reiteradamente de permanecer con su familia y seguir siento cristiana, debe ser “devuelta” a su nuevos parientes mahometanos.

En Pakistán es frecuente el rapto, violación y obligada conversión al islam de cristianas menores de edad, pero estos actos criminales, generalmente, permanecen impunes, porque el violador siempre alega la “libre” aceptación del islam por parte de su víctima ante unos jueces habitualmente proclives a dictar sentencia contra cristianos e hindúes. Por lo tanto, habiéndose “convertido” una menor a la fe mahometana ya no podrá regresar a su hogar cristiano, porque la Sharía impide que un menor musulmán pueda encontrarse bajo la custodia, tutela o patria potestad de un infiel, por lo que la niña cristiana raptada queda bajo la autoridad de su violador islamita.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.