Header Ads

Según el secretario de inmigración de Convergencia: “No se puede construir un Estado catalán sin la participación de los catalanomarroquíes”

Ángel Colom, secretario de inmigración de Convergencia y ex delegado de la Generalidad en Marruecos, busca en las mezquitas el apoyo de los inmigrantes marroquíes para construir el Estado catalán independiente.

Colom, tonto de guardia del nacionalismo catalán, fue secretario general de E.R.C. y fundador de la gamberril Crida a la Solidaritat ; más tarde se unió a Convergencia, formación donde aprendió cosas de mucho provecho, y finalmente, aunque parezca increíble, tuvo tratos non sactos con Millet, por lo que el juez que lleva el caso Palau lo llamó a declarar en 2011.

El personaje, un visionario, un lince para los negocios, es propietario de una empresa con mucho futuro en Marruecos: una champañería. Además, ha promovido el aprendizaje del catalán entre los nativos de ese país, aunque con escaso éxito. Ahora, el muy ladino, en compañía de varias comadres bereberes al servicio de la generosa Convergencia, visita las más concurridas mezquitas de la región, donde promete el oro y el moro en castellano, predica la estrafalaria fe nacionalista y  “promete que una Cataluña independiente aceptará la doble nacionalidad; que se buscará un buen encaje para el islam en el futuro Estado; que no se discriminará a los ciudadanos en función de la lengua; que se respetarán los tratados firmados por España con Marruecos”... y que “resultará más fácil al inmigrante obtener mañana la nacionalidad catalana que ahora la española, porque la primera se tramitará en Barcelona y la segunda se decide en Madrid, lejos de Cataluña”.

Los nacionalistas catalanes, que no hace muchos años aullaban en las calles “charnegos fuera” y “andaluces y gitanos fuera de los países catalanes”, quieren encasquetar la barretina a los 500.000 súbditos del sultán que se hallan en la región, pero también a los paquistaníes de luengas barbas que exigen su derecho a mezquita subvencionada. La empresa será ardua y difícil, sin embargo, grande es la fe de Colom y sus cuates independentistas implicados en el sórdido caso Palau, como el "Masías", Puig, Pujol y otros muchos... pero la fe, como las cuentas en Suiza, tiene mucho poderío.

 

 

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.