publi

Firasat, exmusulmán paquistaní convertido al cristianismo y asilado en España, ha anunciado que hará pública la semana próxima una película sobre Mahoma. La noticia ha inquietado al Gobierno belga y Fernández Díaz, ministro del Interior, se apresura a retirar la condición de asilado al paquistaní amenazado de muerte en su país y España.

Quien fue el gobernador civil más joven del Caudillo, el mismo que permitió la excarcelación de Bolinaga, un asesino y torturador, tramita la retirada de la condición de asilado a Firasat, aunque no se sabe a qué tercer país seguro enviará al “molesto” disidente. Y es que Fernández, el de la brillante calva, destacado miembro del Opus y persona de firmes convicciones, se halla consternado porque el asilado, que ejerce su derecho a la libertad de expresión, ha elaborado un vídeo crítico con la persona del Mensajero de Alá. Al respecto, El País, diario progresista de la mañana, publicaba ayer un artículo inquietante en el que se afirmaba: “El Gobierno belga elevó ayer a grave el nivel de amenaza terrorista, según avanzó el diario belga La Dernière Heure. Y la razón está en España: se trata de la próxima difusión —anunciada para la semana que viene— de una película sobre la vida de Mahoma elaborada por Imran Firasat, un paquistaní que se define como exmusulmán y que tiene la condición de refugiado en España desde 2010, según confirma el Ministerio del Interior". (...)"Firasat ha hecho público un tráiler de la película en el que aparece hablando en la plaza de Colón de Madrid con la bandera española al fondo, y en el que se pregunta, entre otras cosas, si el profeta del Islam era “un santo enviado por Alá o un violador de niños y un asesino”. El año pasado ya lanzó una serie de caricaturas sobre Mahoma. Interior ha iniciado un expediente para retirarle la condición de asilado, según aseguran en el ministerio, aunque no precisan los motivos legales que se aducirán para esa decisión". (...) "Firasat, que ha asegurado en distintas entrevistas estar perseguido por sus ideas religiosas y que ha interpuesto varias denuncias en las que afirma haber recibido amenazas de muerte, defiende que el islam debería ser ilegalizado. En el tráiler de su película hace un agradecimiento al pastor estadounidense Terry Jones, que en 2011 quemó un Corán en medio de uno de sus sermones desatando la ira del mundo islámico" (...)"La semana que viene, en principio, y salvo que algún juez adopte una medida cautelar en sentido contrario, Firasat lanzará su película La inocencia del profeta. Vida de Mahoma desde el punto de vista de un exmusulmán".

En España, un apóstata paquistaní perseguido por los islamistas produce un vídeo contrario al islam y el Gobierno belga ve en ello una amenaza terrorista cierta, inminente y grave; el atribulado ministro Fernández se pasma y El País, diario madre de todos los embustes, pontifica: toda crítica al islam es una amenaza a la paz mundial.

 


 

El ministro Fernández Díaz quiere retirar la condición de asilado al disidente Imran Firasat

Firasat, exmusulmán paquistaní convertido al cristianismo y asilado en España, ha anunciado que hará pública la semana próxima una película sobre Mahoma. La noticia ha inquietado al Gobierno belga y Fernández Díaz, ministro del Interior, se apresura a retirar la condición de asilado al paquistaní amenazado de muerte en su país y España.

Quien fue el gobernador civil más joven del Caudillo, el mismo que permitió la excarcelación de Bolinaga, un asesino y torturador, tramita la retirada de la condición de asilado a Firasat, aunque no se sabe a qué tercer país seguro enviará al “molesto” disidente. Y es que Fernández, el de la brillante calva, destacado miembro del Opus y persona de firmes convicciones, se halla consternado porque el asilado, que ejerce su derecho a la libertad de expresión, ha elaborado un vídeo crítico con la persona del Mensajero de Alá. Al respecto, El País, diario progresista de la mañana, publicaba ayer un artículo inquietante en el que se afirmaba: “El Gobierno belga elevó ayer a grave el nivel de amenaza terrorista, según avanzó el diario belga La Dernière Heure. Y la razón está en España: se trata de la próxima difusión —anunciada para la semana que viene— de una película sobre la vida de Mahoma elaborada por Imran Firasat, un paquistaní que se define como exmusulmán y que tiene la condición de refugiado en España desde 2010, según confirma el Ministerio del Interior". (...)"Firasat ha hecho público un tráiler de la película en el que aparece hablando en la plaza de Colón de Madrid con la bandera española al fondo, y en el que se pregunta, entre otras cosas, si el profeta del Islam era “un santo enviado por Alá o un violador de niños y un asesino”. El año pasado ya lanzó una serie de caricaturas sobre Mahoma. Interior ha iniciado un expediente para retirarle la condición de asilado, según aseguran en el ministerio, aunque no precisan los motivos legales que se aducirán para esa decisión". (...) "Firasat, que ha asegurado en distintas entrevistas estar perseguido por sus ideas religiosas y que ha interpuesto varias denuncias en las que afirma haber recibido amenazas de muerte, defiende que el islam debería ser ilegalizado. En el tráiler de su película hace un agradecimiento al pastor estadounidense Terry Jones, que en 2011 quemó un Corán en medio de uno de sus sermones desatando la ira del mundo islámico" (...)"La semana que viene, en principio, y salvo que algún juez adopte una medida cautelar en sentido contrario, Firasat lanzará su película La inocencia del profeta. Vida de Mahoma desde el punto de vista de un exmusulmán".

En España, un apóstata paquistaní perseguido por los islamistas produce un vídeo contrario al islam y el Gobierno belga ve en ello una amenaza terrorista cierta, inminente y grave; el atribulado ministro Fernández se pasma y El País, diario madre de todos los embustes, pontifica: toda crítica al islam es una amenaza a la paz mundial.

 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada