Header Ads

Once secuestradores y treinta rehenes mueren en la intervención del ejército argelino en el secuentro de la planta de gas

El Ejército argelino ha decidido emprender este jueves una operación de rescate que, según una fuente de los servicios de seguridad argelinos, ha terminado con al menos 30 rehenes y once secuestradores muertos.

Al menos 30 rehenes y once secuestradores han muerto este jueves durante el asalto del Ejército a una planta de tratamiento de gas en el este de Argelia en la que un grupo de terroristas islamistas ha mantenido a decenas de foráneos y argelinos secuestrados desde el miércoles, según ha informado a Reuters una fuente de los servicios de seguridad argelinos.

La fuente ha indicado que entre los rehenes fallecidos figuran ocho argelinos, dos japoneses, dos británicos y un francés. Se desconocen las nacionalidades del resto de secuestrados que han fallecido. En la ofensiva militar han muerto once de los secuestradores, según la misma fuente.

Entre los secuestradores fallecidos figuran dos argelinos --uno de ellos es el líder del grupo terrorista, Tahar Ben Cheneb, un destacado comandante islamista en la región--, tres egipcios, dos tunecinos, dos libios, un maliense y un francés.

EL SECUESTRO FUE PLANEADO ANTES DE LA INTERVENCIÓN EN MALÍ

El secuestro de los trabajadores extranjeros y locales de la planta de tratamiento de gas ha sido planeado mucho antes de la decisión de Francia de desplegar un contingente militar en Malí para frenar el avance de los milicianos islamistas y tenía como objetivo conseguir el pago de un rescate por la liberación de los rehenes, según fuentes de servicios de seguridad europeos y estadounidenses.

La información de Inteligencia recabada hasta el momento indican que los secuestradores, miembros de un grupo terrorista escindido de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), habían planeado capturar a los trabajadores extranjeros y llevarlos a un escondite en el que no hubiera posibilidad de una operación de rescate, según ha estimado una fuente de los servicios de seguridad europeos.

Representantes de los secuestradores transmitieron el miércoles a un medio de comunicación de la vecina Mauritania que el ataque a la planta de gas era la respuesta a la operación militar francesa en Malí, que comenzó el pasado viernes, 11 de enero.

Sin embargo, fuentes de los servicios de seguridad estadounidenses y occidentales han subrayado que es mucho más probable que el objetivo real del secuestro fuera conseguir el pago de un rescate, probablemente en dinero en efectivo aunque también podrían querer lograr la liberación de milicianos islamistas presos.

El Ejército argelino ha decidido emprender este jueves una operación de rescate que, según una fuente de los servicios de seguridad argelinos, ha terminado con al menos 30 rehenes y once secuestradores muertos.

Bruce Riedel, un exanalista de la CIA que ha asesorado al presidente estadounidense, Barack Obama, en materia antiterrorista, ha considerado que el secuestro de Argelia provocará que el Ejecutivo norteamericano sea criticado por no haber prestado suficiente atención a la amenaza que representan los milicianos islamistas asentados en el norte de África.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.