Header Ads

Aleix Vidal-Quadras | Congreso extraordinario

Hay que devolver el ánimo a una sociedad sumida en la frustración.

Transcurrido un año de Gobierno del PP, España se encuentra en un callejón sin aparente salida. No hay perspectivas de crecimiento económico a medio plazo, el paro ha alcanzado los seis millones, un Estado hipertrofiado, disfuncional, ineficiente e insostenible sigue sin reformar, los terroristas se mofan de sus víctimas desde las instituciones vascas, Bruselas nos trata con la displicencia que merece el alumno retrasado, la Corona se tambalea, la ofensiva independentista catalana se exhibe rampante sin que nadie le ponga freno, el consenso socialdemócrata hace pardos a todos los gatos y la corrupción ha ido creciendo hasta ser estructural. Semejante panorama augura un final traumático del sistema que corre el peligro de descontrolarse para desembocar en un resultado impredecible.

Por consiguiente, es la hora de aplicar remedios urgentes y poderosos que nos salven en el borde mismo del precipicio. En el caso de la primera fuerza política del país, procede la convocatoria de un congreso extraordinario abierto, del estilo del último celebrado en Baleares, en el que todos los militantes puedan votar a la nueva dirección y participar en la definición de una estrategia y unas líneas de acción que afronten con decisión los problemas enquistados por el tiempo y los intereses parciales. La parálisis es tal y la sensación de impotencia que se transmite tan desalentadora que solamente un movimiento valiente y auténticamente fortalecedor puede devolver el ánimo a una sociedad y a unas bases electorales sumidas en la frustración y la indignación. En esta asamblea, que sería a la vez renovadora y refundadora, podrían presentar sus opciones las distintas personas y grupos que tienen un proyecto claro en la cabeza con el fin de zafar a la organización del presente marasmo de burocratismo y pasividad.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.