Header Ads

Gran Bretaña: Detienen a una anciana de 85 años por proferir una expresión “islamófoba”

Una anciana, cuyo nombre se desconoce, fue detenida, esposada, introducida en un furgón policial y puesta a disposición judicial, porque dijo a unos musulmanes que “volvieran a su país de origen”.

El día 24, la octogenaria, todavía apesadumbrada por la noticia del degollamiento de un soldado en Woolwich, se hallaba en una parada de autobús, para desventura suya situada frente a la mezquita de Gillingham, cuando observó a un grupo de seguidores del “profeta” Mahoma (la paz y las bendiciones de Alá desciendan sobré Él) en las inmediaciones, circunstancia que aumentó su irritación y desasosiego. Al poco rato, la ancianita, no pudiendo contener por más tiempo su ardor, ni mucho menos su lengua, con el paraguas en ristre espetó airada a los creyentes : “¡Volved a vuestro país!”. La observación, carente de toda sutileza, disgustó a los referidos mahometanos, que con gesto ofendido llamaron con prontitud en su auxilio a la disparatada Policía londinense.

Como en las malas películas americanas de humor grueso, varias dotaciones policiales se personaron en el lugar de autos con sus ululantes sirenas; los agentes de la autoridad redujeron a la “desaforada” vieja que, para mayor escarnio, fue esposada, introducida en un furgón y conducida a dependencias policiales para ser interrogada. La viejita, que está en libertad bajo fianza, ha sido acusada de alterar el orden público, por lo que, dicho sea en lenguaje jurídico, se comerá un marrón...y no precisamente con té.

Los agentes londinenses, que recuerdan a sus colegas de La loca academia de policía, tardaron sólo 9 minutos en llegar hasta el lugar en que vociferaba la jubilada. Y lo hicieron con boato policial y exhibiendo su armas; sin embargo, necesitaron más de 20 minutos para hacer acto de presencia donde yacía el cadáver del soldado Lee James Rigby.

Teniendo en cuenta la acrisolada estupidez de la Policía londinense, únicamente comparable a la de los Mozos de Escuadra, la referida vieja ya puede darse con canto en la dentadura postiza... por no haber sido abatida a tiros, como fue el caso del brasileño Jean Charles Menezes, un joven de 25 años, que fue tiroteado por los agentes de la autoridad en 2005. Según la risible versión oficial, el brasileño fue confundido con un terrorista, porque en el tórrido verano inglés vestía algo parecido a un abrigo

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.