publi

Irán exigió ayer una solución política interna en el conflicto de Siria y rechazó cualquier intervención foránea por considerarla poco constructiva. "Desde el inicio de la crisis de Siria, Irán ha hecho todo lo posible para detener el baño de sangre y encontrar una solución política interna", señaló el ministro de Asuntos Exteriores, Ali Akbar Salehi, al inaugurar una conferencia sobre Siria en Teherán en la que participó la ONU. Irán también mostró su apoyo a los esfuerzos de Naciones Unidas para buscar la paz en Siria y a la convocatoria de la Conferencia de Ginebra, patrocinada por Estados Unidos y Rusia. "Irán apoya y defiende las conversaciones de Ginebra y los esfuerzos del secretario general de la ONU para solucionar de manera pacífica el conflicto de Siria", apuntó Akbar Salehi.

El ministro de Exteriores iraní exigió a los participantes, procedentes de unos 40 países, organizaciones regionales y Naciones Unidas, que contribuyan a la solución pacífica del conflicto. Ni grupos de la oposición siria ni los países que apoyan a los insurgentes en Siria participaron en la conferencia, por los que los observadores consideran que el encuentro tendrá escasa repercusión en los acontecimientos del país vecino. En el conflicto sirio, Irán se ha posicionado con el presidente Bashar al Asad, quien ha sido el estrecho aliado de Teherán en su lucha contra Israel. Es por ello que todos los esfuerzos iraníes y la búsqueda de una solución diplomática para Siria pasan por que Al Asad permanezca en el poder. Salehi aseguró que los participantes en la conferencia apoyaron la agenda de la Conferencia de paz para Siria en Ginebra y que apelaron tanto al Gobierno como a los rebeldes a enviar representantes a Ginebra.

Irán anunció que también enviaría a un representante si fuese invitada. Además, el ministro de Asuntos Exteriores iraní condenó la decisión de algunos países de la Unión Europea de levantar el embargo de armas para los insurgentes sirios. "Es una política hipócrita, pues ¿cómo se puede suministrar armas a asesinos brutales y luego hablar de paz?", preguntó Salehi, quien elogió además a países como Alemania o Austria por no estar conformes con esa decisión.

"¿Cómo se puede suministrar armas a asesinos brutales y luego hablar de paz?"

Irán exigió ayer una solución política interna en el conflicto de Siria y rechazó cualquier intervención foránea por considerarla poco constructiva. "Desde el inicio de la crisis de Siria, Irán ha hecho todo lo posible para detener el baño de sangre y encontrar una solución política interna", señaló el ministro de Asuntos Exteriores, Ali Akbar Salehi, al inaugurar una conferencia sobre Siria en Teherán en la que participó la ONU. Irán también mostró su apoyo a los esfuerzos de Naciones Unidas para buscar la paz en Siria y a la convocatoria de la Conferencia de Ginebra, patrocinada por Estados Unidos y Rusia. "Irán apoya y defiende las conversaciones de Ginebra y los esfuerzos del secretario general de la ONU para solucionar de manera pacífica el conflicto de Siria", apuntó Akbar Salehi.

El ministro de Exteriores iraní exigió a los participantes, procedentes de unos 40 países, organizaciones regionales y Naciones Unidas, que contribuyan a la solución pacífica del conflicto. Ni grupos de la oposición siria ni los países que apoyan a los insurgentes en Siria participaron en la conferencia, por los que los observadores consideran que el encuentro tendrá escasa repercusión en los acontecimientos del país vecino. En el conflicto sirio, Irán se ha posicionado con el presidente Bashar al Asad, quien ha sido el estrecho aliado de Teherán en su lucha contra Israel. Es por ello que todos los esfuerzos iraníes y la búsqueda de una solución diplomática para Siria pasan por que Al Asad permanezca en el poder. Salehi aseguró que los participantes en la conferencia apoyaron la agenda de la Conferencia de paz para Siria en Ginebra y que apelaron tanto al Gobierno como a los rebeldes a enviar representantes a Ginebra.

Irán anunció que también enviaría a un representante si fuese invitada. Además, el ministro de Asuntos Exteriores iraní condenó la decisión de algunos países de la Unión Europea de levantar el embargo de armas para los insurgentes sirios. "Es una política hipócrita, pues ¿cómo se puede suministrar armas a asesinos brutales y luego hablar de paz?", preguntó Salehi, quien elogió además a países como Alemania o Austria por no estar conformes con esa decisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada