publi

Trece magrebíes y subsaharianos han demandado al Estado francés por implementar  prácticas xenófobas.



Un grupo de ciudadanos franceses no nativos asegura que la Policía es propensa a identificar en la calle a personas de origen inmigrante, mientras que los aborígenes del país, curiosamente, nunca son sometidos a tales incordios. Y por esta razón han demandado al Estado, puesto que no existen motivos racionales, según afirman, para pretender que los Muhámmas o Ibrahimes merezcan mayor desconfianza por parte de las autoridades que una vulgar Sylvie o un anodino Vincent.   Sin embargo, en la página web del Ministerio del Interior francés se encuentra… todavía una lista de individuos buscados por delitos graves que aporta un dato realmente asombroso:45 de los 85 delincuentes que aparecen en la referida ristra son magrebíes. Los restantes individuos, cuyo único delito no es el de haber buscado una vida mejor, son balcánicos, orientales, anglo-sajones e hispanoamericanos, como Madame Patricia Cancino Pérez, una emprendedora dedicada al tráfico de drogas. Sólo el 16% de los delincuentes enlistados tienen el mismo origen que Richelieu, aunque entre ellos no se encuentra Monsieur Valery Giscard  d’Estaing.


En España la situación no es muy diferente a la francesa, puesto que ya en el año 2003, según datos oficiales, los argelinos, marroquíes y nigerianos fueron los más detenidos por la comisión de un presunto delito, mientras que la tasa referida a los españoles se limitaba a un 3,5. La inmigración musulmana en Holanda también presenta ciertas peculiaridades:  los jóvenes marroquíes y turcos de entre 18 y 25 años acaparan los primeros puestos en las estadísticas sobre delincuencia. No obstante, el caso Noruego es el que presenta unas características más inquietantes. Primero, porque el 40% de los detenidos durante lo que llevamos de verano en la capital noruega son extranjeros “asiáticos” ( de origen musulmán). Segundo, porque en 2009, los musulmanes fueron los autores materiales del 100% de los delitos de violación cometidos en Oslo

El 85% de los delincuentes más peligrosos buscados por la Policía francesa son de origen inmigrante

Trece magrebíes y subsaharianos han demandado al Estado francés por implementar  prácticas xenófobas.



Un grupo de ciudadanos franceses no nativos asegura que la Policía es propensa a identificar en la calle a personas de origen inmigrante, mientras que los aborígenes del país, curiosamente, nunca son sometidos a tales incordios. Y por esta razón han demandado al Estado, puesto que no existen motivos racionales, según afirman, para pretender que los Muhámmas o Ibrahimes merezcan mayor desconfianza por parte de las autoridades que una vulgar Sylvie o un anodino Vincent.   Sin embargo, en la página web del Ministerio del Interior francés se encuentra… todavía una lista de individuos buscados por delitos graves que aporta un dato realmente asombroso:45 de los 85 delincuentes que aparecen en la referida ristra son magrebíes. Los restantes individuos, cuyo único delito no es el de haber buscado una vida mejor, son balcánicos, orientales, anglo-sajones e hispanoamericanos, como Madame Patricia Cancino Pérez, una emprendedora dedicada al tráfico de drogas. Sólo el 16% de los delincuentes enlistados tienen el mismo origen que Richelieu, aunque entre ellos no se encuentra Monsieur Valery Giscard  d’Estaing.


En España la situación no es muy diferente a la francesa, puesto que ya en el año 2003, según datos oficiales, los argelinos, marroquíes y nigerianos fueron los más detenidos por la comisión de un presunto delito, mientras que la tasa referida a los españoles se limitaba a un 3,5. La inmigración musulmana en Holanda también presenta ciertas peculiaridades:  los jóvenes marroquíes y turcos de entre 18 y 25 años acaparan los primeros puestos en las estadísticas sobre delincuencia. No obstante, el caso Noruego es el que presenta unas características más inquietantes. Primero, porque el 40% de los detenidos durante lo que llevamos de verano en la capital noruega son extranjeros “asiáticos” ( de origen musulmán). Segundo, porque en 2009, los musulmanes fueron los autores materiales del 100% de los delitos de violación cometidos en Oslo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada