publi

En los últimos 10 años, Cataluña ha pasado de tener 30.000 inmigrantes musulmanes a tener más de 400.000. Hoy la población musulmana supera el 20 % en numerosas localidades de la comunidad autónoma. Los musulmanes marroquíes, argelinos y paquistaníes se estructuran en torno a 201 mezquitas, 200 oratorios y 19 madrazas.

Según un informe publicado por la Fundación La Caixa, en su colección de Estudios Sociales, titulado La inmigración musulmana en Europa, se señala: “Cuando al fracaso escolar se suman altas tasas de desempleo, la frustración y la pérdida de identidad, el cóctel molotov está servido. Contra todo pronóstico, la segunda generación de inmigrantes se está integrando peor que la primera. Es más, los jóvenes musulmanes se sienten desarraigados, reivindican con más fuerza su identidad y buscan una oferta religiosa más radical”.

Ya en 2003, el Gobierno catalán liderado por CiU abrió la primera oficina de selección y contratación de inmigrantes en Marruecos. El entonces conseller en cap y hoy candidato de los convergentes en las elecciones catalanas Artur Mas fue el encargado de inaugurar la oficina.

Cataluña ha pasado de tener 30.000 inmigrantes musulmanes a tener más de 400.000

En los últimos 10 años, Cataluña ha pasado de tener 30.000 inmigrantes musulmanes a tener más de 400.000. Hoy la población musulmana supera el 20 % en numerosas localidades de la comunidad autónoma. Los musulmanes marroquíes, argelinos y paquistaníes se estructuran en torno a 201 mezquitas, 200 oratorios y 19 madrazas.

Según un informe publicado por la Fundación La Caixa, en su colección de Estudios Sociales, titulado La inmigración musulmana en Europa, se señala: “Cuando al fracaso escolar se suman altas tasas de desempleo, la frustración y la pérdida de identidad, el cóctel molotov está servido. Contra todo pronóstico, la segunda generación de inmigrantes se está integrando peor que la primera. Es más, los jóvenes musulmanes se sienten desarraigados, reivindican con más fuerza su identidad y buscan una oferta religiosa más radical”.

Ya en 2003, el Gobierno catalán liderado por CiU abrió la primera oficina de selección y contratación de inmigrantes en Marruecos. El entonces conseller en cap y hoy candidato de los convergentes en las elecciones catalanas Artur Mas fue el encargado de inaugurar la oficina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada