Header Ads

Brookings Doha Center: El Frente Islámico en Siria cuenta con 50.000 milicianos


El equilibrio de fuerzas dentro de la oposición siria ha cambiado por completo últimamente. Charles Lister, analista de asuntos relacionados con terrorismo e insurgencia, publicó sus previsiones acerca de la fase del conflicto que está por venir.

Según escribió el investigador de Brookings Doha Center en el artículo titulado 'La próxima fase del conflicto sirio' y publicado en el portal Foreign Policy, la guerra siria entra ahora en una nueva y peligrosa fase en la que la influencia de Occidente sobre el carácter de las acciones de la oposición se encuentra bajo amenaza directa.

El papel de los yihadistas en el conflicto continúa aumentando, subraya el experto, en gran parte debido a la unión de la mayoría de los grupos salafistas sunitas en el Frente Islámico.

Los dos mayores grupos yihadistas de Siria vinculados con Al Qaeda, Frente Al Nusra y el Estado Islámico de Irak y Levante (ISIS, por sus siglas en inglés), también siguen creciendo: cada vez más milicianos entran en sus filas y toman el control de más territorios. El ISIS cuenta como mínimo con 8.000 integrantes, controla 22 consejos municipales en Siria y está presente en 10 de las 14 gobernaciones del país.

Junto con estos grupos, que juraron públicamente su lealtad a Al Qaeda, hay numerosas brigadas, unidas ahora en el Frente Islámico, que no consideran a Ayman al Zawahiri como su líder y, según sus palabras, promueven la "yihad nacional". Sin embargo, también están luchando bajo la bandera negra de Al Qaeda por el establecimiento de la ley islámica, o sharia.

Además, Lister advierte que su ideología no tiene carácter menos yihadista que la del Frente Al Nusra o la del ISIS. El investigador subraya que el Frente Islámico cuenta con 50.000 milicianos y tiene a su disposición divisiones de tanques, vehículos blindados, sistemas de defensa aérea y hasta dos aeronaves capturadas

Occidente ayudó a 'cavar su propia tumba'

Lister señala que, irónicamente, el propio Occidente contribuyó a socavar la posición de aquellos a los que eligió apoyar desde el principio: la Coalición Nacional del Ejército Libre Sirio. La presión de Occidente y sus continuas demandas acerca de la participación obligatoria de la oposición en la conferencia de paz Ginebra 2 generó la falta de credibilidad a la Coalición por parte de los sirios que apoyan a la insurgencia.

Los yihadistas no tardaron en aprovecharse de esta situación y pidieron a sus patrocinadores del golfo Pérsico que tomaran parte en el conflicto en el país árabe independientemente de Occidente. Los Estados del Golfo, preocupados por el acercamiento occidental a Irán, expresaron su apoyo de manera inequívoca a grupos salafistas yihadistas, algo que, según Lister, es una consecuencia directa de las acciones o falta de acciones por parte de Occidente.

Por lo tanto, la ilusión de Occidente de que hay alguna fuerza armada local de la oposición dispuesta a apoyar un ataque aéreo contra las fuerzas gubernamentales en caso de que sea necesario, se está desvaneciendo, opina el analista. Ahora las autoridades occidentales se encuentran ante una elección difícil: Al Qaeda o Al Assad.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.