Header Ads

El voto musulmán se pone en venta en Valencia: «Queremos ver qué partido nos puede ofrecer un puesto como concejal"

El grupo que dice encabezar se ha conformado tras decenas de conversaciones en las mezquitas de la ciudad y ahora engloba a musulmanes de todas las nacionalidades.

[caption id="attachment_164928" align="alignleft" width="300"] acto de presentación. Los representantes de la asociación ayer en las instalaciones de la ONG Jarit.[/caption]

El presidente de la Asociación Pakistaní de la Comunitat Valenciana, Arshad Butt, busca reunirse en los próximos días con los partidos políticos que se presentarán a las elecciones municipales de 2015. Debajo del brazo trae, dice, 2.000 votos de la comunidad pakistaní en Valencia. «Pero no solo: también he hablado con marroquíes, argelinos...», asegura Butt.

«Queremos incorporarnos a un partido que nos garantice futuro, que trabaje por los derechos de los extranjeros... queremos colaborar con ellos», explica Butt, que destaca que el PP no les da derechos «como españoles».

La intención, indica, es unificar el voto de los inmigrantes. El grupo que dice encabezar se ha conformado tras decenas de conversaciones en las mezquitas de la ciudad y ahora engloba a musulmanes de todas las nacionalidades. La comunidad pakistaní es una de las que gozan de más presencia en la ciudad, con 5.666 personas según los datos del Anuario Estadístico de la Ciudad de Valencia, y como asegura el presidente de la entidad que los agrupa, están dispuestos a votar al mismo partido si la formación les garantiza que su voz se oirá. Los cierto es que los pakistaníes, que en muchos de los casos de los presentes en Valencia han venido de otros países de la Unión Europea y no directamente del país asiático, están muy unidos, según varias fuentes consultadas, y tienen particularidades que les hacen singulares dentro del mundo musulmán de la ciudad „por ejemplo, no hablan árabe„.

Pero las reivindicaciones y peticiones de Butt, que articula un discurso centrado en sacar a los inmigrantes a la palestra pública, no se quedan ahí. «Queremos ver qué partido nos puede ofrecer un puesto como concejal en la lista para que podemos hablar y nuestra voz se oiga», asegura. El grupo se encuentra todavía en fase preparatoria y aún no han contactado con ningún partido, según explica el propio Butt.

La presidenta del Centro Cultural Islámico de Valencia, Amparo Sánchez, asegura que es «complicado» conseguir que el voto sea homogéneo entre los inmigrantes, especialmente entre los marroquíes, muchos de los cuales tienen nacionalidad española y militan, incluso, en partidos políticos. Sobre lo que sí se muestra convencida Sánchez es sobre la importancia que el voto inmigrante podría tener en las municipales de 2015 si algún partido les hablara directamente a los musulmanes: «Si alguien da un mensaje en una mezquita, se llevará más de 2.000 votos».

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.